Sudán del Sur

Sudán del Sur

Periodistas asesinados con total impunidad

La situación de los reporteros se ha debilitado de forma considerable en los últimos años a causa de los enfrentamientos. Al menos diez periodistas han sido asesinados desde 2014. Los medios de comunicación solo publican la información con cuentagotas, ya que el gobierno los obliga a eludir los asuntos relacionados con el conflicto. En agosto de 2015, el presidente Salva Kiir amenazó de muerte a los periodistas que "trabajan contra su país"; tres días después, el reportero Peter Moi era asesinado en Juba. Aunque dos militares fueron condenados a cadena perpetua por el asesinato de un periodista en 2018, en casi todos los casos prevalece la impunidad. En agosto de 2017, fue asesinado a balazos Christopher Allen, un reportero de guerra independiente británico-estadounidense; las autoridades lo denominaron "rebelde blanco".  Las circunstancias concretas de su muerte están rodeadas de una gran opacidad y no se ha llevado a cabo ninguna investigación seria. Con el apoyo de RSF, la familia del periodista creó una web dedicada a su memoria e instituyó un premio literario. Las presiones que se ejercen sobre los medios locales no perdonan a los reporteros y medios extranjeros. En 2019, fueron expulsados dos periodistas que trabajaban para AP y para France 24, respectivamente. El año anterior, se suspendieron las emisiones de la BBC y la radio de la ONU. Los profesionales que intentan brindar información libre se exponen a terribles represalias: ejecuciones, torturas, detenciones arbitrarias, acoso... La vigilancia estrecha y la intimidación también forman parte de este sistema depredador, y no es raro que los agentes de seguridad nacional intervengan directamente en las imprentas para censurar ciertos contenidos. Varios artículos del periódico Al-Mouqif fueron eliminados de sus páginas en 2019, y los servicios de inteligencia intentaron obligar a un director de radio a validar las entrevistas antes de que se emitieran en su medio. Frente a la amenaza, algunos prefieren salir del país o, simplemente, cerrar sus periódicos. Una nota positiva en este terrible panorama: en un país devastado por la guerra civil desde finales de 2013, la firma de un acuerdo de paz y el regreso, por fin materializado, de Riek Machar como vicepresidente, se han visto acompañados de una disminución de los combates, y, desde 2017, ningún periodista ha sido asesinado.

139
en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2021

Clasificación

-1

138 en 2020

Puntuación

+1.29

44.49 en 2020

Contactos

  • 0
    periodistas muertos en 2021
  • 0
    Periodistas ciudadanos asesinados en 2021
  • 0
    colaboradores muertos en 2021
Ver el Barómetro