Serbia

Serbia

Un Estado preocupante

A seis años de que Aleksandar Vucic llegó al poder, primero como Primer Ministro y después como presidente, Serbia sigue siendo un país peligroso para los periodistas, donde las noticias falsas se propagan muy rápido. Las autoridades lograron juzgar a los responsables del asesinato del periodista Slavko Ćuruvija (perpetrado en 1999). Sin embargo, mayoría de las investigaciones de los ataques a reporteros están estancadas o se han clasificado. Una muestra de ello es la investigación del incendio provocado en la casa del periodista Milan Jovanović, mientras él y su esposa dormían (cometido en diciembre de 2018). Siguen aumentando las agresiones a periodistas y medios de comunicación, las amenazas de muerte y la violenta retórica contra la prensa empleada por una buena parte de los dirigentes políticos. Algunos periodistas valientes siguen investigando temas delicados, como la delincuencia y la corrupción, pero debido a la fuerte concentración de la propiedad de los medios de comunicación se ven obligados a publicar sus reportajes sólo en internet lo que limita su difusión. Otros motivos de gran preocupación son: la colusión de políticos con medios de comunicación; la desinformación tolerada por el gobierno; la falta de pluralismo de la prensa en general, así como la suerte del informante Aleksandar Obradovi–quien dio a conocer un caso de corrupción en el que estaba implicado el padre del Ministro del Interior–; fue despedido (trabajaba en una fábrica de armas) y se encuentra bajo arresto domiciliario, sin poder tener acceso a internet.

93
en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2020

Clasificación

-3

90 en 2019

Puntuación

+0.44

31.18 en 2019

  • 0
    periodistas muertos en 2020
  • 0
    Periodistas ciudadanos asesinados en 2020
  • 0
    colaboradores muertos en 2020
Ver el Barómetro