Países Bajos

Países Bajos

Retos cada vez mayores

En los Países Bajos la libertad de prensa y la protección de los periodistas constituyen pilares fundamentales de la democracia. Sin embargo, a lo largo de 2016 los periodistas se vieron confrontados a retos cada vez mayores. La cuestión de los refugiados provocó acalorados debates públicos y en varias ocasiones se mantuvo a los periodistas al margen de estos debates supuestamente por razones de seguridad. También se les prohibió filmar o grabar acontecimientos relacionados con este tema. Ese año amenazaron de muerte a periodistas, columnistas y personalidades de la televisión que habían defendido la modificación de la imagen del “Black Pete” (“Pedro El Negro”, el ayudante de Santa Claus en la fiesta navideña de los Países Bajos, porque lo consideraban racista). Las cuestiones relativas a la inmigración, la raza o la "identidad nacional” polarizaron a la sociedad y los ataques a medios de comunicación han aumentado. Por temor a los ataques terroristas y del crimen organizado, se adoptó una controvertida legislación. Con las reformas aprobadas en el parlamento –por una gran mayoría– el 14 de febrero de 2017, se incrementaron los poderes de los servicios de inteligencia. Ahora, estos tienen derecho de descifrar las comunicaciones encriptadas y realizar escuchas telefónicas para vigilar a los periodistas. Sin embargo, el arsenal legislativo para proteger la libertad de prensa en los Países Bajos sigue siendo sólido.

5
en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2017

Clasificación

-3

2 en 2016

Puntuación

+2.52

8.76 en 2016

  • 0
    periodistas muertos en 2017
  • 0
    Periodistas ciudadanos asesinados en 2017
  • 0
    colaboradores muertos en 2017
Ver el Barómetro