Noticias

28 Febrero 2012 - Actualizado el 20 Enero 2016

Testigo molesto del abuso policíaco, un documentalista deja temporalmente su región


Bladimir Sánchez Espitia, periodista comunitario y documentalista, debió tomar la decisión de dejar temporalmente el departamento del Huila (sudoeste). Esto, tras difundir en Internet el 20 de febrero de 2012 un video que mostraba la brutal represión policíaca contra pobladores del municipio de Gigante, que protestaban por un proyecto industrial peligroso para el medio ambiente. Estas operaciones de desalojo tuvieron lugar los días 14 y 15 de febrero. En el vecino departamento de Meta, el 27 de febrero se vivió una situación similar, en la que se registró violencia policíaca contra los periodistas presentes. Víctima de amenazas de muerte, acusado de “actuar contra las fuerzas del orden” y de “estar a sueldo de la guerrilla” de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), tradicionalmente presentes en la región, Bladimir Sánchez se puso a salvo este 28 de febrero. “A título temporal”, precisó a Reporteros sin Fronteras. Conocido por su inestable vida política, acentuada por asesinatos y destituciones de políticos electos, el territorio de Gigante también cuenta con una fuerte presencia paramilitar, fuente de temibles represalias para todos los que desempeñan la labor de informar sobre temas delicados, como este conflicto medioambiental. “Los precedentes: chileno, con el caso de HydroAysén; panameño, con la crisis minera, e incluso brasileño, con la reciente evacuación del Pinheirinho en el estado de São Paulo, subrayan, entre otros, el peligro que corren los periodistas y otros testigos de este tipo de acontecimientos. El riesgo, evidentemente, es mas fuerte en una zona de guerra colombiana, donde algunas compañías industriales extranjeras no dudaron en imponerse apoyándose en el terror paramilitar, como lo reveló en 2007 el escándalo de Chiquita Brands”, recordó Reporteros sin Fronteras. “Debe otorgarse al periodista una protección adecuada, en vistas de su regreso al Huila. El exilio de un periodista es siempre una derrota para la libertad de informar. En este caso, también lo es para una información de interés público mayor”, concluyó la organización. Desde 2008 Bladimir Sánchez dedica su trabajo a registrar el proceso de las comunidades locales de Gigante que se enfrentan a las compañías energéticas o petroleras. El video que originó las amenazas trata sobre la construcción de la central hidroeléctrica “El Quimbo” por parte la empresa Emgesa, filial de la multinacional hispano-chilena Endesa. Colombia ocupa el lugar 143, entre 179 países, en la última Clasificación de la Libertad de Prensa publicada por Reporteros sin Fronteras; continúa siendo uno de los países más peligrosos del continente para los periodistas. Leer también el informe.