Noticias

16 Octubre 2017 - Actualizado el 20 Octubre 2017

Somalia. Periodistas entre los muertos y heridos del atentado en Mogadiscio

La scène de l'attentat à Mogadiscio, le 15 octobre 2017 Crédit: Mohamed ABDIWAHAB / AFP
Reporteros sin Fronteras condena la violencia indiscriminada de los autores del ataque bomba del sábado en Mogadiscio que mató al menos a 260 personas e hirió a otras 300. Entre los fallecidos se encuentra un periodista. Otros profesionales de la comunicación también han resultado heridos. RSF ofrece sus condolencias a sus familias y compañeros.

La explosión en el centro de Mogadiscio ha sido la más mortal de Somalia, afectando a varios edificios y matando a cientos de ciudadanos, incluido al reportero freelance Ali Nur Siad-Ahmed.



Entre los heridos hay quatro periodistas: Abdukadir Mohamed Abdulle de Voice of America, Mohamed Omar Bakay de Goobjoog Radio y los freelance Abdiqani Ali Adan y Ahmed Abdi Hadi. Abdulle está en cuidados intensivos en el hospital de Ummah de Mogadiscio. El periodista Abdullahi Osman Farah de la radio Mandeeq Education (del grupo Goobjoog), quien se encontraba en el lugar del attendado, aùn està desaparecido.


Siad-Ahmed es el segundo periodista somalí asesinado por un ataque terrorista este año. El primero fue Abdullahi Osman Moallim, de Radio Codka Hiiraan y el canal estatal Jubbaland TV. Murió el 13 de septiembre como resultado de las heridas sufridas en un ataque bomba tres días antes en el hotel al que se había desplazado para atender a una rueda de prensa.


Nadie ha reclamado hasta la fecha la autoría del atentado del sábado, pero todo apunta a la milicia islamista Al-Shabaab, grupo presente en la lista de Depredadores de la Libertad de Prensa elaborada por RSF. Al-Shabaab ha prohibido todas las radios y televisiones de la región que controla y persigue de manera constante a periodistas.


Somalia ocupa el puesto 167 de los 180 países que conforman la actual Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa elaborada anualmente por Reporteros sin Fronteras. Es el país más mortífero de África para e personal de los medios de comunicación. Desde 2010 han sido asesinados un total 43.