Noticias

2 Mayo 2019

Sólo 9% de la población mundial vive en un país donde la situación de la libertad de prensa es satisfactoria

Con ocasión del Día Mundial de la Libertad de Prensa, Reporteros sin Fronteras (RSF) señala que hoy en día menos de 10% de la población mundial vive en un país donde los periodistas pueden ejercer su oficio en un ambiente favorable y en buenas condiciones de libertad e independencia.

Sólo 9% de la humanidad vive en un país en el que RSF considera que la situación de la libertad de prensa es “buena” o “más bien buena”, zonas blanca o amarilla en el mapa de la libertad de prensa elaborado con base en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2019 publicada por RSF el 18 de abril pasado. 74% de la población mundial vive en un país que aparece en rojo o negro en el mapa, es decir, donde la situación de la libertad de prensa se considera difícil o muy grave, pues existe una gran represión, como China, Rusia y Arabia Saudita; aunque esto también sucede en países democráticos como México e India. Si incluimos a los países que aparecen en naranja, donde la situación es problemática, como Mauritania y Hungría, el porcentaje asciende a 91%.

 

“Ninguno de los grandes problemas de la humanidad –como el calentamiento global, la corrupción, la igualdad entre los hombres y las mujeres– podrá solucionarse si no existe una información libre, independiente y confiable, es decir, sin que exista un periodismo de calidad”, señaló Christophe Deloire, Secretario General de RSF, con ocasión del Día Mundial de la Libertad de Prensa. “Es una situación muy preocupante no sólo para los periodistas, sino para todos los seres humanos privados de su derecho a la información”, añadió.

 

Estas cifras, que toman en cuenta datos demográficos del Banco Mundial y porcentajes de la edición 2019 de la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa de RSF, pueden observarse en el mapa de la libertad de prensa, que sigue oscureciéndose año tras año. En el último lustro el índice global de la libertad de prensa experimentó un descenso de 11%.

 

Estos malos resultados también se explican por el peso demográfico de ciertos países que ocupan los peores lugares en la Clasificación de RSF. India, que aparece en rojo en el mapa de la libertad de prensa, ocupa el lugar 140 en la Clasificación, mientras que China, que está en la zona negra, se ubica en la posición 177; la población de estos dos países es de más de 2,7 mil millones de personas, mientras que la población de Noruega, el país que ocupa el primer lugar en la Clasificación, es de sólo 5,2 millones de personas.

 

Por otro lado, hay países con una gran densidad de población que experimentaron importantes cambios democráticos en 2018, que se tradujeron en ascensos significativos en la Clasificación de 2019. Es el caso de Etiopía (110º), que con sus 100 millones de habitantes dio un salto de 40 lugares, y de Malasia (123º), que con sus 31,6 millones de habitantes subió 22 lugares.

 

La Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa, publicada cada año por RSF desde 2002, permite conocer la situación y la posición de 180 países en términos de libertad de información.