Noticias

12 Mayo 2015 - Actualizado el 20 Enero 2016

Secuestran a un periodista en el estado de Guerrero


El periodista Bernardo Javier Cano Torres, conductor del programa “Hora Cero” de ABC Radio 93.9FM, ubicada en Iguala, en el estado de Guerrero (sudoeste), fue secuestrado el 7 de mayo junto con otras personas. La organización Reporteros sin Fronteras (RSF) se encuentra alarmada por la multiplicación de la violencia contra los periodistas en el país.

Según testimonios recabados por RSF, Bernardo Javier Cano Torres desapareció en la carretera Teloloapan-Iguala cuando regresaba a su casa. Las autoridades del estado de Guerrero confirmaron que el periodista fue secuestrado la noche del jueves.

Natividad Ambrosio, quien también es conductora del programa “Hora Cero”, emisión que acababa de cumplir dos años al aire, señaló a RSF que ha sufrido presiones. Mientras que la campaña electoral por la gubernatura del estado está en pleno apogeo, el programa se había visto obligado a pasar de la transmisión en vivo y en directo a la difusión por Internet. En una de sus emisiones recientes los dos periodistas hablaron de las amenazas que recibió Ambrosio por parte de uno de los hermanos de José Luis Abarca –exalcalde de Iguala, quien se encuentra en el centro del escándalo por la desaparición de 43 estudiantes– por haber tomado fotos cuando realizaba una investigación en el Servicio de Administración Tributaria (SAT) sobre el comercio de piedras preciosas de la familia Abarca.

Reporteros sin Fronteras condena este secuestro y exhorta a las autoridades de Guerrero a emprender una investigación independiente, imparcial y a profundidad, así como reforzar sur colaboración con las autoridades federales para que el periodista sea liberado lo antes posible”, señaló Virginie Dangles, adjunta de la Dirección de Programas de RSF.

Este secuestro tuvo lugar días después del asesinato del periodista Armando Saldaña Morales, corresponsal de la radio La Ke Buena 100.9 FM (estado de Veracruz); su cuerpo fue encontrado con señales de tortura el 4 de mayo de 2015 en San José Cosolapa, en el estado de Oaxaca (sur). Oficialmente, el motivo de su asesinato aún se desconoce. El periodista era conductor del programa político “La Grilla Punto y Debate”, transmitido los sábados por la radio La Ke Buena. El 11 de agosto de 2014 el periodista Octavio Rojas Hernández, del diario El buen Tono, fue asesinado también en ese estado.

Veracruz y Oaxaca se encuentran entre los estados más mortíferos de México para los periodistas. El nivel de inseguridad es muy alto, debido a la presencia de numerosos cárteles y a la corrupción de funcionarios locales. Desde enero de 2015, tres periodistas han sido asesinados allí: Moisés Sánchez Cerezo en Veracruz, Abel Manuel Bautista Raymundo y Armando Saldaña Morales en Oaxaca. Guerrero también es un estado muy peligroso para los periodistas, allí se han registrado al menos doce asesinatos entre 2002 y 2014. Reporteros sin Fronteras colaboró en la elaboración de un informe difundido el 27 de abril pasado sobre las dificultades que enfrentan los periodistas en esta región.

México se ubica en el lugar 148, entre 180 países, en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa de Reporteros sin Fronteras publicada en febrero de 2015.

(Logo: LaOpinion)