Noticias

7 Julio 2010 - Actualizado el 20 Enero 2016

Otro periodista es asesinado en el estado de Michoacán


Hugo Alfredo Olivera Cartas, de 27 años de edad, editor del periódico El día de Michoacán, director de la agencia de noticias ADN y corresponsal de La voz de Michoacán, fue encontrado asesinado la madrugada del martes 6 de julio en el estado de Michoacán. Lamentamos este homicidio, con el que asciende a ocho (quizá nueve ) el número de profesionales de los medios de comunicación asesinados desde el inicio del año 2010.

Según información de la prensa, horas antes de su desaparición Hugo Alfredo Olivera Cartas recibió una llamada a su celular en la que le solicitaron que se trasladara a un lugar donde había ocurrido un accidente, para que obtuviera más información. El periodista fue reportado como desaparecido la noche del lunes; la madrugada del martes, a las 3 horas, fue encontrado asesinado, su cuerpo sin vida yacía dentro de su camioneta, tenía tres balazos en la cabeza. Horas después del hallazgo, la Procuraduría General de Justicia del Estado de Michoacán fue informada de que las oficinas del diario El día de Michoacán habían sido saqueadas y que los discos duros de las computadoras que contenían la información del periódico habían sido robados.

Hugo Alfredo Olivera Cartas, era reportero de la sección policiaca de Apatzingán desde hacía dos años, también era corresponsal de la agencia Quadratín. Casado y padre de dos niños de cinco años y nueve meses, llamó a su esposa poco después de salir de las oficinas del periódico, pidiéndole “cuida bien a los niños”.

Aunque el móvil de crimen aún se desconoce, existen buenas razones para pensar que su asesinato está relacionado con su trabajo periodístico. Según la información de la prensa, Leonel Godoy Rangel, gobernador del estado de Michoacán, reconoció que el modus operandi apunta hacia el crimen organizado. Hace algunos meses, en febrero de 2010, el periodista había denunciado ante la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) haber sido agredido por agentes de la policía federal cuando cubría un homicidio.

Este nuevo asesinato confirma nuestras inquietudes respecto a las amenazas cada vez más violentas contra los periodistas en México. La Comisión Nacional de los Derechos Humanos anunció que abrirá un expediente para dar seguimiento a este caso, en una época donde los atentados a la libertad de expresión en el país se intensifican y la impunidad no disminuye.

Con este triste caso suma 65 el número de los profesionales de los medios de comunicación que han perdido la vida en México desde el año 2000, once se encuentran desaparecidos desde 2003.