Noticias

14 Abril 2014 - Actualizado el 20 Enero 2016

La investigación a las fuerzas del orden debe tomar en cuenta los ataques a periodistas


Venezuela, sacudida desde hace dos meses por intensos movimientos de protesta, vive a diario enfrentamientos entre las fuerzas del orden y los manifestantes que a menudo se vuelven violentos. Reporteros sin Fronteras celebra la decisión de la Fiscalía General de Venezuela, que el 13 de abril de 2014 anunció que investigará a 97 miembros de la Fuerza Armada y de la Policía Nacional por actos de tortura y tratos crueles. Nuestra organización pide que todos los ataques a los periodistas se tomen en cuenta en esta investigación, que para contar con credibilidad debe dar muestras de independencia e imparcialidad. El Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa (SNTP) ha registrado 181 agresiones a periodistas (sin importar cuál es el medio de comunicación para el que trabajan o la línea editorial de éste) desde que iniciaron estos actos violentos, el 12 de febrero de 2014. “Reporteros sin Fronteras recuerda que el papel del ejército y de la policía es proteger a la población de los posibles excesos que puedan suscitarse durante las manifestaciones, y que en ningún caso puede impedir que los periodistas hagan su trabajo. El hecho de que en marzo pasado el Consejo de Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas haya adoptado una resolución sobre la promoción y la protección de la libertad de información en el contexto de las manifestaciones pacíficas en la que se reconoce y respalda el papel de los periodistas vuelve a poner en evidencia el rol fundamental que estos juegan en la cobertura de los movimientos sociales”, señaló Camille Soulier, responsable del Despacho Américas de Reporteros sin Fronteras. Reporteros sin Fronteras ha señalado en repetidas ocasiones los abusos cometidos por ambos bandos –policía y manifestantes– contra los periodistas. En una carta abierta enviada el 26 de febrero de 2014 al Presidente de la República, Nicolás Maduro, la organización condenó los numerosos ataques a la libertad de información registrados en el país y exhortó a las autoridades a sancionar a los responsables de estas agresiones. Mildred Manrique, reportera del diario privado 2001, sufrió dos veces abusos de la policía. Fue agredida una primera vez cuando cubría las protestas del 18 de febrero de 2014. Un mes más tarde, el 22 de marzo de 2014, efectivos de la Guardia Nacional allanaron su domicilio; debido a que encontraron chalecos antibalas y máscaras antigases en su apartamento la acusaron de terrorismo, por lo que detuvieron a la periodista varias horas y le confiscaron su equipo de trabajo. Los periodistas extranjeros –quienes también se encuentran en el punto de mira de las fuerzas del orden– padecen diferentes abusos de la policía. El periodista italiano Giafranco di Giacomantonio, quien cubría una manifestación el 24 de febrero de 2014 en la provincia de Aragua para el diario Abruzzo, fue detenido; le quitaron su material y lo retuvieron durante 12 horas. Diplomáticos italianos le ayudaron a salir en libertad. La organización subraya que, si bien esta decisión de la Fiscalía General constituye un avance en la lucha contra la impunidad, no debe olvidarse la responsabilidad de los manifestantes y de los delincuentes, que aprovechan los disturbios generales para atacar a los periodistas. El 10 de abril de 2014 en el estado de Zulia, la sede de la radio progubernamental Zyvke Mundial, dirigida por Oscar Pérez, fue atacada con bombas Molotov por un grupo de sujetos que aún no han sido identificados. Venezuela se encuentra en el lugar 116, entre 180 países, en la edición 2014 de la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa de Reporteros sin Fronteras. Fotos: Mariana Vincenti