Noticias

17 Noviembre 2014 - Actualizado el 20 Enero 2016

¿Futbol y celebraciones para hacer olvidar las violaciones a la libertad de información?


Guinea Ecuatorial fue el país elegido como sede de la Copa Africana de Naciones, que se realizará del 17 de enero al 8 de febrero de 2015. El jefe de Estado, el predador de la libertad de prensa Teodoro Obiang Nguema Basogo, sigue exhibiéndose en actos internacionales sin que se muestre nunca la terrible represión que golpea a la libertad de información en su país. De Guinea Ecuatorial usted sólo verá el césped de los estadios de futbol, a los jugadores que los recorren y al público emocionado en las gradas. Sólo escuchará palabras de ánimo, el resultado de los marcadores y las entrevistas deportivas. Usted no escuchará nada sobre la pobreza, la corrupción o la represión política que minan el país, pues la libertad de información no existe en Guinea Ecuatorial. No es la primera vez en este año que el presidente ecuatoriano Teodoro Obiang Nguema Basogo, quien está a la cabeza del país desde hace 35 años, se da aires de dirigente respetable. En junio de 2014 Guinea Ecuatorial acogió la Cumbre de la Unión Africana, haciendo oídos sordos a las protestas de organizaciones defensoras de los derechos humanos y de la libertad de información, entre ellos Reporteros sin Fronteras, que incitaban a los jefes de Estado que participaron en ella a abordar el tema de las libertades burladas. En numerosas publicaciones o, más bien, publirreportajes, el balance económico de Guinea Ecuatorial se presenta a menudo como un aspecto positivo. "Guinea Ecuatorial posee recursos valiosos, en especial petróleo, lo que al parecer hace que se olvide con facilidad su triste balance en lo que respecta a las libertades fundamentales”, señaló Cléa Kahn-Sriber, responsable del Despacho África de Reporteros sin Fronteras. “Hacemos un llamado a todos los aficionados del futbol que seguirán este acontecimiento de unidad y portador de valores que no olviden que Guinea Ecuatorial, pese a su refinada fachada, es en realidad una dictadura que asfixia las libertades de sus ciudadanos", agregó. En Guinea Ecuatorial el Estado posee el monopolio informativo. Si bien la libertad de prensa está contemplada oficialmente en la Constitución, la Ley de Prensa, Imprenta y Medios Audiovisuales de 1992 confiere al gobierno importantes poderes de censura. Los medios de comunicación independientes son casi inexistentes. La Radiotelevisión de Guinea Ecuatorial (RTVGE), la televisión del gobierno, es la única disponible en el país, con excepción de una televisión privada que pertenece a Teodoro Nguema Obiang Mangue, el hijo mayor del presidente, quien también es el segundo vicepresidente del país y encargado de la Defensa y Seguridad del Estado. La prensa escrita conoce la misma suerte. Los únicos diarios privados, como La Opinión, El Sol, El Time y La Nación, afectados por las dificultades financieras, sólo aparecen esporádicamente. La mayor parte de las publicaciones privadas pertenecen a personas cercanas al poder y practican la autocensura. La radio parece ser la única fuente de información alternativa. Según el Departamento de Estado estadounidense, las radios internacionales, como RFI y la BBC, logran transmitir en el país. Por otra parte, la élite tiene acceso a información proveniente del extranjero por la televisión vía satélite e Internet. No obstante, las elecciones legislativas de mayo de 2013 demostraron que no debe darse nada por hecho: el gobierno bloqueó el acceso a Facebook y a ciertos sitios web de la oposición. Aún hoy en día, el acceso a estos no ha sido restablecido por completo. A inicios de noviembre de 2014 Lucas Nguema Esono, Ministro de Educación y Ciencias, reavivó las amenazas declarando en una entrevista televisada que todos los sitios de internet que criticaran al gobierno serían considerados terroristas. Esta declaración ilumina de una manera extraña el anuncio que el presidente Obiang había hecho meses antes, en el que hablaba de la apertura de un diálogo nacional e incluso hizo una invitación a los exiliados de la diáspora a regresar al país. Las agencias de prensa internacionales no tienen corresponsales regulares en Guinea Ecuatorial y los pocos periodistas extranjeros autorizados a penetrar en el país son estrechamente vigilados. En enero de 2014 Javier Blas, editor de la sección África de Financial Times, y Peter Chapman, periodista del mismo medio de comunicación, fueron detenidos por agentes de seguridad armados cuando realizaban un reportaje sobre la preparación de una conferencia sobre inversión. Después de detenerlos durante tres horas en el Ministerio de Seguridad Nacional, rápidamente los llevaron al aeropuerto. Les quitaron sus ordenadores portátiles, libretas y grabadoras. Guinea Ecuatorial se encuentra en el lugar 168, entre 180 países, en la edición 2014 de la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa de Reporteros sin Fronteras. (Foto : Teodoro Obiang Nguema Basogo, el presidente ecuatoguineano recibiendo regalos durante la Copa Africana de Naciones de 2012, coorganizada con el Gabón / AFP - Franck Fife)