Noticias

8 Agosto 2012 - Actualizado el 20 Enero 2016

Falta de transparencia y de garantías para los demandantes en el proceso del “DASgate”


Han pasado siete meses desde que se abrió de manera formal una investigación contra siete funcionarios del Departamento Administrativo de Seguridad (DAS) –antiguo servicio de inteligencia, que actualmente se encuentra en proceso de disolución– por el delito de tortura psicológica, padecida por la periodista de la estación Radio Nizkor Claudia Julieta Duque. Las indagatorias de los dos principales acusados, dilatadas durante varios meses, deben reanudarse este 8 de agosto de 2012. Mientras tanto, Reporteros sin Fronteras constata que no existen las condiciones necesarias para el acceso a la justicia de la periodista y víctima de este escándalo, y teme que esta situación pueda obstaculizar la realización de un auténtico debate judicial de fondo.

Leer el informe de la misión que Reporteros sin Fronteras desarrolló sobre el tema en 2010.

Claudia Julieta Duque fue expulsada en dos ocasiones de las audiencias por demanda del ex subdirector del DAS, José Miguel Narváez, gravemente acusado por sus presuntos nexos con el medio paramilitar, y del ex director de Inteligencia de esta institución, Carlos Alberto Arzayús. Motivo: la periodista “intimidaría” a los dos acusados, quienes sin embargo dicen reconocer el valor de su trabajo periodístico y en particular de su cobertura del “DASgate”, del que la periodista fue víctima.

La semana pasada, la medida de expulsión de Claudia Julieta Duque dictada por la Fiscalía General de la Nación fue avalada por el Tribunal Superior de Bogotá, que negó un recurso de amparo a la periodista. La decisión fue impugnada por el abogado de Claudia Julieta Duque y se está a la espera de un pronunciamiento de la Corte Suprema que proteja sus derechos como víctima dentro del proceso judicial.

“Es inadmisible que Claudia Julieta Duque no pueda asistir a una audiencia que le concierne directamente. Ningún argumento justifica una medida contraria a los principios de igualdad de los debates y de acceso a la justicia. ¿Quién se ha sentido más ‘intimidado’ durante una década de salvajes escuchas telefónicas (chuzadas), atentados y prácticas de espionaje contra periodistas, magistrados, políticos y otros ciudadanos por parte de las mismas personas que debían garantizar su seguridad? Las maniobras del DAS, en particular bajo la presidencia de Álvaro Uribe, constituyeron un terrible revés para el Estado de Derecho y las libertades en un país ya de por sí minado por más de medio siglo de conflicto armado. Deseamos que la Corte Suprema falle lo más pronto posible a favor de la petición de Claudia Julieta Duque”, declaró Reporteros sin Fronteras.

Claudia Julieta Duque es uno de los quince periodistas de la prensa nacional, entre otras personalidades, tomadas como blanco por el antiguo gobierno de Álvaro Uribe (2002-2010), del que criticaban la llamada política de “seguridad democrática”. La periodista reveló muy pronto las sospechas de que José Miguel Narváez estaba implicado directamente en el asesinato del periodista y humorista Jaime Garzón, perpetrado en 1999.