Noticias

20 Enero 2012 - Actualizado el 20 Enero 2016

Blanco de narcotraficantes, un periodista podría dejar muy pronto su país


A Cándido Figueredo, corresponsal del diario ABC Color en Amambay (norte), departamento fronterizo con Brasil, le informaron que era blanco de narcotraficantes –muy presentes en esta región de cultura de la droga– que planeaban asesinarlo. Agentes del Grupo de Actuación Especial de Represión al Crimen Organizado de Campo Grande, capital del Estado de Mato Grosso do Sul (Brasil), alertaron al periodista. "Reporteros sin Fronteras estuvo en contacto con Cándido Figueredo durante una misión que realizó recientemente, en 2011, en Paraguay. Este periodista se ha convertido en uno de los mayores especialistas en el tema del narcotráfico, lo que lo expone, evidentemente, a grandes riesgos. Reporteros sin Fronteras desea acceder a la petición del periodista de dejar su región, y quizá su país, durante un tiempo. Este exilio no exime en ningún caso a las autoridades, tanto paraguayas como brasileñas, de identificar lo más rápido posible a los autores de este plan de asesinato”, declaró la organización. Actualmente los servicios de inteligencia brasileños intentan ubicar e identificar al autor de una llamada telefónica interceptada, gracias a la cual fue descubierto el plan de asesinar al periodista. Cándido Figueredo nos confirmó que no caben muchas dudas respecto al origen de estas amenazas. Esto, desde que dio cuenta en el periódico donde colabora de la destrucción de pistas clandestinas que eran usadas para el tráfico de mariguana y cocaína con destino a Brasil y Bolivia. Tras dos ataques a su domicilio, Cándido Figueredo ya no circula sin escolta armada. “Con las advertencias de la policía brasileña mis guardaespaldas se han vuelto más atentos y nosotros, mi mujer y yo, limitamos lo más posible nuestras salidas de la redacción”, nos explicó. Una medida necesaria, pero insuficiente, según él, que desearía dejar Amambay por un tiempo y protegerse en el extranjero.