Noticias

26 Abril 2013 - Actualizado el 20 Enero 2016

Asesinan a un periodista: la libertad de informar a merced del crimen organizado y de peleas políticas


El Día del Periodista Paraguayo, que se celebra el 26 de abril en ese país, estará marcado con el signo del duelo. El 24 de abril pasado un atentado le costó la vida a Carlos Artaza, fotógrafo de prensa de 45 años de edad que trabajaba para la Gobernación del Departamento de Amambay, fronterizo con Brasil. Este asesinato ocurre en medio de un clima denso para los periodistas, en el que las tensiones políticas locales se suman a la amenaza permanente de los cárteles de la droga. “Los periodistas de Amambay ya había perdido a uno de los suyos en 2013, Marcelino Vázquez, director y propietario de una radio; su asesinato aún no se esclarece. La fecha del 26 de abril, elegida para homenajear a la profesión periodística, recuerda la cruel impunidad que rodea la muerte de Santiago Leguizamón, director de radio asesinado ese mismo día en 1991. Esta nueva tragedia demanda una investigación a profundidad y, más aún, una verdadera ruptura con el reino criminal”, declaró Reporteros sin Fronteras. “El ambiente observado estos últimos días en Amambay traduce al extremo una situación nacional cada vez más preocupante para la seguridad de los periodistas y la libertad de información. La campaña de las elecciones generales, llevadas a cabo el 21 de abril pasado y en las que Horacio Cartes resultó vencedor a la presidencia, estuvo marcada por amenazas e intimidaciones, así como por una serie de revelaciones sobre los presuntos vínculos entre ciertos políticos y el crimen organizado. El mantenimiento del Estado de Derecho, ya de por sí frágil, depende también de la suerte de los periodistas”, agregó la organización. Carlos Artaza fue acribillado la noche del 24 de abril. Cuando conducía su automóvil fue interceptado por dos sujetos que circulaban en motocicleta, quienes lo hirieron con cinco disparos. Falleció la mañana del día siguiente mientras era trasladado en ambulancia a Asunción. El fotógrafo regresaba de una caravana de celebración por la victoria del diputado Pedro González, electo como gobernador de Amambay. Esto, tras una agresiva campaña en la que compitió contra el senador Roberto Acevedo, que como él pertenecía al Partido Liberal Radical Auténtico (PLRA, derecha liberal). “Carlos Artaza había dado a conocer en las redes sociales este enfrentamiento, lo que quizá le costó la vida”, explicó a Reporteros sin Fronteras el corresponsal de un medio de comunicación nacional. Días antes de las elecciones del 21 de abril, el periodista Aníbal Gómez Caballero recibió mensajes con amenazas en su teléfono móvil mientras conducía un debate entre los candidatos transmitido por el canal de cable Gosi Telenorte. “Si (matamos) a Santiago Leguizamón, nde bomba ifacilvéta (a ti, con una bomba será más fácil), si no te calmás”, decía un mensaje escrito en español y en guaraní. Candido Figueredo, corresponsal del diario nacional ABC Color en Pedro Juan Caballero, la capital de Amambay, también recibió de amenazas de muerte en su teléfono móvil tras haber dado cuenta del atentado contra Carlos Artaza. “Serás el próximo”, le advirtieron. El periodista dijo a Reporteros sin Fronteras que ya goza de protección: una escolta reforzada conformada por cuatro policías.