Noticias

11 Septiembre 2020

Arabia Saudí. Asesinato de Jamal Khashoggi: "Imposible conocer la verdad en un juicio sin público ni periodistas"

Un tribunal saudí emitió el 7 de septiembre los veredictos finales y las sentencias en apelación sobre el caso del asesinato de Jamal Khashoggi, condenando a ocho acusados no identificados a penas de entre 7 y 20 años de cárcel. Reporteros sin Fronteras (RSF) defiende su posición de que solo una investigación internacional independiente podrá hacer justicia en este caso.

El canal de televisión saudita Al Arabiya informó de que, según la fiscalía, los cinco acusados condenados a muerte en el juicio original fueron condenados a 20 años de prisión, mientras que los otros tres fueron condenados a penas de entre 7 a 10 años de cárcel. En total, las sentencias ascendieron a 124 años. Al igual que en el juicio original, el tribunal sostuvo que el asesinato del periodista no fue premeditado.

 

"El total de 124 años de prisión para los condenados por el asesinato de Jamal Khashoggi da la impresión de que la justicia se ha administrado de manera adecuada, pero no debemos olvidar que el juicio se celebró a puerta cerrada y, por tanto, no se respetaron los principios básicos de la justicia", recuerda el secretario general de RSF, Christophe Deloire.

 

"Este juicio sin público y sin periodistas no ha revelado la verdad, y no nos ha permitido conocer ni lo que ocurrió en el consulado saudí de Estambul el 2 de octubre de 2018 ni quién dio la orden previa de cometer este asesinato de Estado. Al haberse descartado la premeditación, se nos pide que creamos que las cosas se salieron de control, pero muchas pruebas demuestran lo contrario. No obstante, observamos con satisfacción que el tribunal ha revocado las sentencias de muerte originalmente impuestas a algunos de los acusados".

 

En el juicio original había 11 acusados, sin embargo, el tribunal absolvió a tres de ellos por falta de pruebas cuando emitió su veredicto, en diciembre de 2019. Entre ellos se contaba el el general Ahmad Al-Assiri, asesor cercano del Príncipe Heredero Mohammed Bin Salman y jefe adjunto de inteligencia, que era sospechoso de supervisar el asesinato.

 

Turquía, el país donde se cometió el asesinato, comenzó a celebrar su propio juicio en julio. RSF está registrada como parte interesada para poder asistir a las sesiones, en las que los acusados están siendo juzgados en ausencia.

 

Arabia Saudí ocupa el puesto 170 de 180 países en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2020 de RSF.