Mauritania

Mauritania

Una ley que castiga la apostasía y la blasfemia con la pena de muerte

Desde 2014 Mauritania experimenta un fuerte retroceso en materia de libertad de prensa, contrariamente a los importantes progresos que en años anteriores se habían registrado en el país. En noviembre de 2017 fue aprobado un proyecto de ley que castiga la apostasía y la blasfemia con la pena de muerte –aunque el acusado se arrepienta–. Este endurecimiento se hizo tangente después del proceso de Cheikh Ould Mohamed Mkheitir, quien se encuentra detenido desde hace tres años. El bloguero había sido condenado a muerte por apostasía, pero las autoridades conmutaron su pena a dos años de prisión. Aunque debería ser puesto en libertad, aún se encuentra detenido en un lugar secreto, mientras la Corte Suprema examina su caso; existe el riesgo de que la nueva ley se aplique de forma retroactiva. Por otra parte, la ley contra el cibercrimen aprobada en diciembre de 2015 no hace una distinción entre compartir y difundir información de interés general y contempla largas penas de prisión en caso de difamación. Asimismo, anula antiguas legislaciones que protegían a los periodistas que usaban de tecnología digital. Por miedo a represalias, la mayoría de los periodistas se autocensuran cuando deben cubrir temas como la corrupción, el ejército, el islam o la esclavitud, que aún existe en este país. Esta censura se ve reforzada por las presiones económicas de las autoridades, quienes desde octubre de 2017 han suspendido a cinco canales de televisión y radios privadas, para acallar a las voces críticas.

72
en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2018

Clasificación

-17

55 en 2017

Puntuación

+2.60

26.49 en 2017

  • 0
    periodistas muertos en 2018
  • 0
    Periodistas ciudadanos asesinados en 2018
  • 0
    colaboradores muertos en 2018
Ver el Barómetro