Mauritania

Mauritania

Mantienen detenido en un lugar secreto y de forma ilegal a un bloguero

¿El nuevo presidente de Mauritania (electo en 2019) frenará la caída del país en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa de RSF? Días antes de que Mohamed Ould el Ghazouani asumiera la presidencia, el bloguero Cheikh Ould Mohamed Mkheitir fue puesto en libertad. Primero lo habían condenado a muerte por apostasía, pero en 2017 las autoridades conmutaron esta pena por una sentencia a dos años de prisión; aunque ya había cumplido su condena, seguía encarcelado –en total, pasó cinco años detenido, la mayor parte del tiempo en completo aislamiento, sin tener contacto con su familia ni sus abogados–. Esto no basta para tranquilizar a los mauritanos respecto a la situación de la libertad de prensa. Semanas antes de que liberaran al bloguero, las autoridades detuvieron a varios periodistas y blogueros que criticaban al gobierno; asimismo, cortaron la conexión a internet 11 días, durante las elecciones presidenciales. Por miedo a represalias, la mayoría de los periodistas se autocensuran cuando deben cubrir temas como la corrupción, el ejército, el islam o la esclavitud, que aún existe en este país. Éste es un tema tabú: en 2018 las autoridades no dudaron en expulsar, por segunda vez en un año, a un periodista extranjero que lo investigaba. Esta censura se ve reforzada por las presiones económicas de las autoridades, quienes en octubre de 2017 suspendieron a cinco canales de televisión y radios privadas por razonas fiscales.

97
en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2020

Clasificación

-3

94 en 2019

Puntuación

+0.89

31.65 en 2019

  • 0
    periodistas muertos en 2020
  • 0
    Periodistas ciudadanos asesinados en 2020
  • 0
    colaboradores muertos en 2020
Ver el Barómetro