Luxemburgo

Luxemburgo

Una prensa pluralista, pero que depende de los intereses económicos

Desde el exterior, parece que Luxemburgo goza de una plena libertad de prensa. Según un estudio del Eurobarómetro 2017, los ciudadanos del Gran Ducado se encuentran entre los mayores consumidores de información de la Unión Europea –radio, prensa escrita y televisión–; también entre los que tienen más confianza en los medios de comunicación. Causa o consecuencia, la prensa escrita goza de cierto pluralismo. Gracias al generoso financiamiento del Estado, la información cotidiana que se publica en la prensa escrita representa fielmente a las principales fuerzas políticas del país. Una reforma del sistema de apoyos a la prensa prevé una distribución más equitativa de la publicidad oficial, a favor de los medios de comunicación en línea, creados en los últimos años, para que conserven su independencia. En 2018, en el proceso que siguió al Luxleaks –escándalo de evasión fiscal en el que estaban implicadas grandes empresas multinacionales en colusión con el gobierno de Luxemburgo–, la corte de casación absolvió al informante Antoine Deltour; reconoció que había sido legítima la filtración de información en vista del interés público. Noticia que produce cierto optimismo en términos de libertad de expresión –tal y como la preconiza el Tribunal Europeo de Derechos Humanos–. No obstante, las condiciones en que los periodistas ejercen su oficio no siempre son óptimas. Para empezar, la justicia y los ministerios son reacios a comunicar sus dictámenes y a entregar documentos técnicos. El trabajo de la prensa también se ve restringido por el tamaño del país. Los intereses económicos –tanto los individuales como los relacionados con el financiamiento, a través de la publicidad– amordazan a la prensa de manera perniciosa. También existen dudas respecto a la independencia de los medios de comunicación radiofónicos y televisivos 100,7 y RTL, directa e indirectamente financiados por el Estado (por una concesión al grupo empresarial Bertelsmann). Así, el frágil ejercicio de la libertad de prensa en Luxemburgo se ve amenazado por la generalización de la connivencia, el “te ayudo si me ayudas” y otras maniobras nocivas al servicio de intereses individuales. Sin embargo, existen dos noticias alentadoras: a finales de 2017 se creó un sindicato para defender los intereses de los periodistas, la Asociación Luxemburguesa de Periodistas Profesionales (ALJP), y en 2018 apareció un medio de comunicación en línea que es financiado casi exclusivamente por sus suscriptores, reporter.lu.

17
en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2019

Clasificación

0

17 en 2018

Puntuación

+0.94

14.72 en 2018

  • 0
    periodistas muertos en 2019
  • 0
    Periodistas ciudadanos asesinados en 2019
  • 0
    colaboradores muertos en 2019
Ver el Barómetro