Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2017

La Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa

¿Qué es?

La Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa, publicada cada año por Reporteros sin Fronteras (RSF) desde 2002, es una herramienta de promoción esencial, basada en el principio de emulación entre Estados. Su prestigio le ha permitido adquirir una influencia cada vez mayor ante las autoridades públicas nacionales. Numerosos jefes de Estado o de gobierno temen cada año su aparición. 2002
Año de la primera edición de la clasificación
La Clasificación es una referencia, citada por medios de comunicación de todo el mundo, empleada por diplomáticos y organizaciones internacionales, como las Naciones Unidas y el Banco Mundial.


¿Qué medimos?

La Clasificación es una lista de 180 países establecida con base en un criterio: el grado de libertad del que gozan los periodistas. Es una fotografía de la situación de la libertad de prensa, basada en una valoración de: el pluralismo, la independencia de los medios de comunicación, la calidad del marco legal y la seguridad de los periodistas en estos países. Así, no es un palmarés de las políticas públicas, incluso si, naturalmente, los gobiernos tienen una gran responsabilidad en la evolución de estos aspectos. Tampoco es un indicador de la calidad de la producción periodística de un país.

El índice mundial y los índices regionales

Al realizar la Clasificación, RSF elabora tanto un índice mundial como índices por continentes, que permiten evaluar el desempeño general de los países en materia de libertad de prensa. Se trata de una referencia en términos absolutos, que se suma a la clasificación relativa. El índice mundial es el resultado del promedio de los índices regionales. Estos índices se obtienen haciendo el promedio de las puntuaciones de los países de la zona geográfica, ponderado con los datos de población del Banco Mundial.


La metodología

Nuestra organización elabora un cuestionario que es respondido por expertos. El grado de libertad del que gozan los periodistas en los 180 países se determina con base en estas respuestas. A este análisis cualitativo se suma un registro cuantitativo de los actos de violencia cometidos contra periodistas en el periodo tomado en cuenta. Los temas abordados en el cuestionario son: el pluralismo, la independencia de los medios de comunicación, el ambiente en el que los periodistas llevan a cabo su trabajo y la autocensura, el marco legal, la transparencia y la calidad de la infraestructura con que se cuenta para producir la información.

Màs detalles

El cuestionario

Para establecer el índice de clasificación de la libertad de prensa, RSF ha desarrollado un cuestionario en línea centrado en los temas mencionados anteriormente. Aunque este año el cuestionario fue reducido, los datos siguen siendo comparables de un año al otro, dado a un análisis estadístico realizado previamente.

El cuestionario fue traducido en 20 idiomas –entre ellos el inglés, el árabe, el chino, el ruso, el indonesio y el coreano–, y se envió a profesionales de los medios de comunicación, abogados y sociólogos para que lo contestaran. Las respuestas de estos expertos, seleccionados por RSF, aunadas a los registros sobre los actos de violencia cometidos contra periodistas en el periodo considerado transcurrido, permiten obtener una puntuación.


El registro de las agresiones

Un equipo de especialistas, organizados por oficinas geográficas en RSF, lleva a cabo un registro minucioso de los ataques y las agresiones cometidos contra periodistas y medios de comunicación. Estos investigadores se apoyan en una red de corresponsales presente en 130 países. Este registro, que mide la intensidad de la violencia contra los actores de la información en el periodo establecido, permite establecer el indicador Agresiones. Este indicador cuantitativo permite ponderar el análisis cualitativo de la situación del país, como la describen en el cuestionario los expertos.


El mapa de la libertad de prensa

El mapa de la libertad de prensa, difundido tanto en versión impresa como digital, presenta un resumen visual del desempeño de los países en la Clasificación Mundial. Los colores indican: una buena situación (blanco); una situación más bien buena (amarillo); problemas significativos (naranja); situación difícil (rojo), y situación muy grave (negro).