Jordania

Jordania

Una prensa bajo vigilancia

La prensa jordana respeta prudentemente las líneas rojas establecidas por las autoridades. Los servicios de inteligencia vigilan muy de cerca a los periodistas, quienes deben adherirse a la Asociación de la Prensa Jordana, controlada por el Estado. Desde 2012, tras la revisión de la ley de prensa y publicaciones, el gobierno ha incrementado su control, en particular de Internet; desde 2013 ha bloqueado cientos de sitios web, en la mayoría de los casos porque no contaban con licencia. Las publicaciones de los diarios en línea o de los periodistas-ciudadanos en las redes sociales pueden ser sancionadas con penas de cárcel, por lo que sus autores pueden ser detenidos y permanecer en prisión preventiva mientras se realiza su juicio, con base en la ley contra el cibercrimen, que data de 2015. Los periodistas a menudo enfrentan procesos judiciales, emprendidos bajo el argumento de la seguridad nacional, y son condenados con base en una ambigua ley contra el terrorismo. Las “gag orders” (orden de guardar silencio, prohibición de dar información) de la Comisión de Medios de Comunicación de Jordania, empleadas para controlar el debate público, también dificultan que los periodistas tengan acceso a información sobre temas delicados.

130
en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2019

Clasificación

+2

132 en 2018

Puntuación

+1.40

41.71 en 2018

  • 0
    journalistes tués en 2019
  • 0
    journalistes citoyens tués en 2019
  • 0
    collaborateurs tués en 2019
Ver el Barómetro