Irlanda

Irlanda

Una concentración malsana

La fuerte concentración de la propiedad de los medios de comunicación sigue constituyendo una gran amenaza para la libertad de prensa en Irlanda y contribuyó a que el país descendiera dos lugares en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa de RSF. El grupo Independent News and Media (INM) posee una buena parte del mercado de diarios y publicaciones dominicales, mientras que el sector audiovisual es dominado por la paraestatal Ireland's National Television and Radio Broadcaster (RTE). La libertad de prensa está garantizada por la Constitución de 1937, pero los procesos legales por difamación son comunes. Las altas indemnizaciones impuestas por las cortes irlandesas en los casos de difamación han hecho que se solicite la revisión de la legislación que penaliza este delito. El esquema general de la ley de comunicaciones (Retention of Data), publicado en octubre de 2017, fue criticado porque no ofrece una protección específica a los periodistas. En noviembre de 2017 la Comisión de Estándares para el Servicio Público (Standards in Public Office Commission) intentó obligar a un periodista a revelar información confidencial relativa a sus investigaciones sobre denuncias por irregularidades en la planificación. Finalmente, realizar entrevistas a fuentes policíacas es casi imposible desde que se aprobó la Garda Siochana Act, en 2005, que prohíbe a los policías hablar con los periodistas sin una autorización previa. Los oficiales que no respeten esta prohibición pueden perder su trabajo o ser sancionados con multas y penas que van hasta los 7 años de prisión.

16
en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2018

Clasificación

-2

14 en 2017

Puntuación

+0.51

14.08 en 2017

  • 0
    periodistas muertos en 2018
  • 0
    Periodistas ciudadanos asesinados en 2018
  • 0
    colaboradores muertos en 2018
Ver el Barómetro