Hungría

Hungría

La situación no mejora

2019 fue un año relativamente estable en lo que respecta a la concentración de la propiedad de los medios de comunicación. La Fundación Centroeuropea de Prensa y Medios de comunicación (KESMA) aún domina el paisaje mediático: controla más de 500 medios de comunicación del país. Asimismo, el gobierno sigue controlando a la prensa a través de la compra de espacios publicitarios. Cada vez es más difícil para los periodistas independientes tener acceso a la información, pues se les prohíbe dirigirse a los diputados en el parlamento y cubrir ciertas actividades. Los miembros del gobierno se niegan a dar entrevistas a los reporteros de los medios de comunicación críticos; las áreas de comunicación de las instituciones públicas no responden a sus solicitudes de información. En diciembre de 2019 se eligió a los nuevos miembros del Consejo de Medios de Comunicación (el órgano regulador de la prensa más poderoso del país). Los diputados de Fidesz (el partido en el poder) que conformaban la comisión del parlamento encargada de nombrarlos, rechazaron a todos los candidatos de los partidos de oposición y sólo escogieron a los provenientes de Unión Cívica Húngara (Fidesz).

89
en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2020

Clasificación

-2

87 en 2019

Puntuación

+0.40

30.44 en 2019

  • 0
    periodistas muertos en 2020
  • 0
    Periodistas ciudadanos asesinados en 2020
  • 0
    colaboradores muertos en 2020
Ver el Barómetro