Eslovenia

Eslovenia

Un camino peligroso para la libertad de prensa

Los problemas persisten en Eslovenia, pese a la presión de ONG internacionales que defienden la libertad de prensa: aún se penaliza la difamación y muchos dirigentes políticos siguen llevando a los medios de comunicación ante los tribunales o los calumnian. Estas tendencias se acentuaron aún más con la llegada al poder, en marzo de 2020, del primer ministro Janez Janša, cuyo partido, el SDS, es de extrema derecha. A la campaña de descrédito contra Blaž Zgaga, periodista independiente y corresponsal de RSF, que estaba investigando la gestión de la crisis sanitaria por parte del gobierno, siguieron ataques contra otros periodistas críticos, tanto en las redes sociales como desde los medios progubernamentales financiados por los oligarcas cercanos al primer ministro húngaro, aliado de Janez Janša. A semejanza de Viktor Orbán, el gobierno ha encaminado esfuerzos institucionales a debilitar la independencia -editorial y financiera- de la televisión pública y de la agencia de prensa nacional; a esta última se le suprimieron los fondos entre finales de 2020 y principios de 2021. Los partidarios de SDS han creado una "agencia nacional de noticias" dedicada a difundir la propaganda del partido gobernante. En cuanto a los medios privados, su economía se ha resentido con la suspensión de la venta de periódicos en pequeños comercios y quioscos, que se instauró con el pretexto de la lucha contra el coronavirus.

36
en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2021

Clasificación

-4

32 en 2020

Puntuación

+0.46

22.64 en 2020

  • 0
    periodistas muertos en 2021
  • 0
    Periodistas ciudadanos asesinados en 2021
  • 0
    colaboradores muertos en 2021
Ver el Barómetro