Eritrea

Eritrea

Una dictadura donde la información no tiene cabida

Desafortunadamente el acuerdo de paz que Eritrea firmó con la vecina Etiopía en 2018, no dio lugar a la apertura de esta dictadura en donde la libertad de información no tiene cabida. Desde la ola de represión emprendida en 2001 contra los medios de comunicación independientes, RSF no ha cesado de insistir en que se ponga en libertad a los periodistas detenidos y que se den muestras de que siguen con vida. Según datos de nuestra organización, al menos once periodistas se encuentran encarcelados sin que se les permita ver a su familia o a un abogado. La prensa, como toda la sociedad de Eritrea, está sometida por completo a la arbitrariedad del presidente Isaías Afeworki, predador de la libertad de prensa y responsable de crímenes contra la humanidad, según un informe de la ONU publicado en junio de 2016. "Aquellos que piensan que habrá democracia en este país, pueden pensarlo en otro mundo", señaló el dictador en 2014. Radio Erena, que celebró sus diez años de existencia en 2019, es la única radio independiente y apolítica del país, pero no se encuentra en él: es conducida desde París por periodistas eritreos exiliados que buscan ofrecer información libre a la población de Eritrea. A menudo el gobierno eritreo interfiere su señal. Incluso en línea es difícil acceder a información veraz. La tasa de penetración de internet, inferior a 2%, es una de las más bajas del mundo. Los eritreos son vigilados de cerca por el Estado. En los cibercafés deben presentar una identificación para poder conectarse a internet.

178
en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2020

Clasificación

0

178 en 2019

Puntuación

+3.24

80.26 en 2019

  • 0
    periodistas muertos en 2020
  • 0
    Periodistas ciudadanos asesinados en 2020
  • 0
    colaboradores muertos en 2020
Ver el Barómetro