Campañas

19 Febrero 2021 - Actualizado el 22 Febrero 2021

"La verdad desnuda" RSF lanza una nueva campaña en Brasil para defender la información confiable

En Brasil, donde la Covid-19 está causando estragos, el presidente Bolsonaro multiplica las mentiras y los ataques contra la prensa para ocultar que es incapaz de manejar la crisis sanitaria. Con su nueva campaña - “La verdad desnuda”, realizada por la agencia BETC -, Reporteros sin Fronteras (RSF) recuerda la importancia crucial del periodismo para acceder a información fidedigna sobre la pandemia.

Desde el 22 de febrero de 2021, la nueva campaña de comunicación de RSF en Brasil llama a mostrar la "verdad desnuda", la realidad de los hechos más allá de acusaciones disparatadas o manipuladoras. En un fotomontaje, puede verse al jefe de Estado brasileño, Jair Bolsonaro desnudo* y con un cartel sobre el torso en el que figura el número de muertes por Covid-19 y la cifra de casos positivos**. Es una manera simbólica de colocar frente a la realidad de los hechos al presidente Bolsonaro, que acusa a la prensa del caos en el país para desentenderse de su desastrosa gestión de la crisis sanitaria. Ahora que Brasil es ya el tercer país del planeta más afectado por la epidemia de Covid-19, esta campaña recuerda la importancia de los hechos para comprender y actuar sobre la pandemia. Unos hechos a los que la población brasileña no podría acceder sin el trabajo de los periodistas.


Esta ‘campaña de impacto’ tiene como objetivo despertar las conciencias y rebelarse contra los constantes ataques del sistema Bolsonaro a la prensa“, declara Christophe Deloire, secretario general de RSF . “Estos ataques no solo son intolerables desde el punto de vista moral, sino también peligrosos para la población brasileña, que se ve privada de información esencial sobre la pandemia. El trabajo de los periodistas es fundamental para dar a conocer los hechos y para informar a la ciudadanía sobre la realidad de la crisis sanitaria. El derecho a la información, estrechamente vinculado al derecho a la salud, debe ser defendido más que nunca en Brasil”.


El trabajo de la prensa brasileña se ha complicado de manera especial desde la llegada al poder de Jair Bolsonaro en 2018. Los insultos, el descrédito, la estigmatización y las humillaciones a los periodistas se han convertido en la marca de la casa del presidente brasileño. Este no duda en recurrir al ataque violento en cuanto se publica una información que va contra sus intereses o los de su administración.


A finales de enero, nuevamente, Jair Bolsonaro invitó a los periodistas a " joder en casa de su p…. madre" y a "introducirse latas de leche condensada por el c…". Esta declaración delirante se enmarca en una meticulosa estrategia de ataques coordinados del presidente y sus familiares contra la prensa, según analiza RSF en un informe que registra nada menos que 580 ataques contra la prensa en 2020.


La verdad desnuda” sigue la línea de las contundentes y atrevidas campañas de comunicación difundidas por RSF para promover la toma de conciencia entre el gran público y la comunidad internacional sobre las violaciones a la libertad de información. Realizada con el apoyo de la agencia BETC Paris, la campaña está disponible en cuatro idiomas (francés, inglés, español, portugués). 

Brasil ocupa el puesto 107 entre 180 países en La Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa publicada por RSF.


*Fotomontaje


** Cifras a 21 de febrero de 2021. Fuente: Consorcio de periódicos brasileños, formado por UOL, O Estado de S. Paulo, Folha de S. Paulo, O Globo, G1 y Extra, que decidieron el 8 de junio de 2020 crear una alianza sin precedentes para obtener información directamente de las autoridades locales en los 26 estados del país y en el Distrito Federal de Brasilia, con el fin de enviar sus propios boletines.