Bolivia

Bolivia

La censura del Estado es cotidiana

La prensa boliviana suele encontrarse en el epicentro de las tensiones entre los partidarios y los adversarios del presidente Evo Morales, en el poder desde 2006. Los medios de comunicación sufren fuertes presiones para que no hagan comentarios negativos del gobierno ni del presidente. Por un lado, los periodistas molestos pueden ser víctimas de encarnizamiento judicial. Por otro, en virtud del Decreto Supremo 181, adoptado en 2009, la publicidad oficial no se otorga a los medios de comunicación que "mienten", "hacen política partidista" u "ofenden al gobierno”. Estas presiones financieras tienen mucho peso, pues Bolivia es uno de los países más pobres de Sudamérica. En septiembre de 2018 el presidente anunció que deseaba que se promulgara una ley contra la mentira, que contempla sanciones penales para los políticos y los medios de comunicación que difundan información falsa. Esto provocó preocupación entre los periodistas, que ven en el proyecto de ley un instrumento con el que el gobierno podría censurar las críticas que le hagan. Por otra parte, en Bolivia existe un alto grado de impunidad y se registran casos de detenciones arbitrarias de reporteros. Este clima propicia la autocensura en todo el país.

113
en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2019

Clasificación

-3

110 en 2018

Puntuación

+2.93

32.45 en 2018

  • 0
    periodistas muertos en 2019
  • 0
    Periodistas ciudadanos asesinados en 2019
  • 0
    colaboradores muertos en 2019
Ver el Barómetro