Azerbaiyán

Azerbaiyán

Una esperanza de apertura defraudada rápidamente

No contento con haber mermado el pluralismo, el presidente de Azerbaiyán, Ilham Aliev, libra desde 2014 una guerra despiadada contra las últimas voces críticas. Si se resisten a las presiones, los chantajes y los intentos de corrupción, los periodistas y blogueros independientes son encarcelados bajo pretextos absurdos. La esperanza suscitada por la destitución del asesor del presidente Ali Hasanov, “jefe de censura” de los medios de comunicación, a finales de 2019, y por la promesa de que se realizarían reformas profundas se evaporó rápidamente tras las elecciones, con la represión contra aquellos que intentaron cubrir el fraude en los comicios y las protestas de los opositores. Las autoridades bloquearon los principales portales de noticias independientes. Para intentar doblegar a los periodistas que resisten en el exilio, el gobierno agrede a sus familias. El régimen no duda en exportar su represión: ha detenido a periodistas en Georgia y Ucrania; los ha perseguido en Francia. Mientras los medios de comunicación no puedan trabajar de forma segura y no se garantice su independencia económica, las declaraciones del presidente sobre el comienzo de las reformas no inspirarán ninguna confianza.

168
en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2020

Clasificación

-2

166 en 2019

Puntuación

-0.65

59.13 en 2019

  • 0
    periodistas muertos en 2020
  • 0
    Periodistas ciudadanos asesinados en 2020
  • 0
    colaboradores muertos en 2020
Ver el Barómetro