Una coalición internacional a favor de un Representante Especial de la ONU para la protección de los periodistas

Por un Protector de los periodistas

780 periodistas y colaboradores de medios de comunicación han sido asesinados debido a su labor en los últimos diez años. Tan sólo en el año 2016, ascendió a 78 el número de periodistas asesinados en el mundo.


Y con ellos, fue sacrificado el derecho a la información de millones de ciudadanos. Sin el trabajo esencial de los periodistas, no es posible tratar los principales problemas a escala mundial, las cuestiones medioambientales, la lucha contra el extremismo violento.


Las personas y organizaciones que firman este llamado exhortan a las Naciones Unidas y a los Estados miembros a nombrar a un Representante Especial del Secretario General de las Naciones Unidas para la seguridad de los periodistas.


A pesar de las numerosas resoluciones adoptadas desde hace una década, incluidas las de la Asamblea General y el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, el mismo Secretario General de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, no duda en hablar de “fracaso”. En su Informe sobre la seguridad de los periodistas y la cuestión de la impunidad, publicado en agosto de 2015, Ban Ki-moon afirmó: “Me preocupa mucho que no se logre reducir la frecuencia y la magnitud de la violencia dirigida contra los periodistas, así como la impunidad casi absoluta de ese tipo de crímenes”. El marco legal adoptado en el ámbito de las Naciones Unidas seguirá siendo letra muerta si no se establece un mecanismo concreto que permita garantizar que los Estados miembros cumplan sus obligaciones.


Sólo un Representante Especial que trabaje directamente con el Secretario General de las Naciones Unidas podrá garantizar que realmente se aplique el Plan de acción de las Naciones Unidas sobre la seguridad de los periodistas y la cuestión de la impunidad, así como tener el suficiente peso político, la capacidad de actuar rápidamente y la legitimidad para coordinar todos los esfuerzos de las Naciones Unidas a fin de que se produzca un verdadero cambio en esta área.


Es urgente actuar.


Es urgente que los periodistas puedan desempeñar su trabajo en un ambiente seguro, así como poner fin a la impunidad de la que aún gozan los autores de las agresiones cometidas contra ellos.