Omán

Omán

Ausencia de pluralismo

A pesar de la uniformidad del panorama mediático y de una aparente unanimidad, la autocensura es la norma en este pacífico sultanato, donde no se admiten las críticas al sultán Haitham bin Tariq ni a su primo y predecesor, Qabús bin Said (fallecido a principios del año 2020 después de 50 años de reinado). Los periodistas y ciudadanos suelen ser acusados de insulto al jefe de Estado, a la cultura o la moral y las buenas costumbres del país; de incitar a manifestaciones ilegales o de perturbar el orden público, por lo que a menudo son detenidos –en ocasiones los retienen en lugares secretos y son condenados a largas penas de prisión–.  La prensa independiente también es reprimida por el gobierno cuando aborda temas delicados, como la corrupción de la justicia. En 2016 los pocos diarios independientes críticos que había en el país –Azamn, Al-Balad y la revista en línea Al-Mowaten– fueron cerrados por la fuerza por las autoridades o debieron suspender sus actividades debido a las presiones políticas. En 2017, el gobierno mantuvo cerrado Azamn a pesar de que una corte de apelación había ordenado a finales de 2016 que el medio de comunicación volviera a funcionar.

133
en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2021

Clasificación

+2

135 en 2020

Puntuación

-0.05

43.42 en 2020

Contactos

  • 0
    periodistas muertos en 2021
  • 0
    Periodistas ciudadanos asesinados en 2021
  • 0
    colaboradores muertos en 2021
Ver el Barómetro