Noticias

23 Agosto 2018

Rusia. La televisión rusa emite la ‘confesión’ del periodista Stanislav Aseyev, cautivo de los separatistas ucranianos

Capture d'écran de Rossiya 24
Reporteros sin Fronteras (RSF) condena la decisión del canal ruso de televisión Rossiya 24 de difundir una "confesión" de Stanislav Aseyev, periodista ucraniano que lleva más de un año detenido por los separatistas en Donetsk , en el este de Ucrania. La organización muestra su preocupación por la presión a la que se haya podido ver sometido y reitera su llamamiento a la liberación inmediata de Aseyev.

La larga "entrevista" que emitió Rossiya 24 el 17 de agosto, primera aparición de Aseyev desde su desaparición en junio de 2017, no ha hecho sino aumentar la preocupación por su estado físico y psicológico. En la emisión dice haber espiado para Ucrania, lo que está en línea con los cargos presentados contra él por las autoridades en la autoproclamada "República Popular de Donetsk" (DNR).


En la "entrevista", el "reportero" del canal de televisión ruso intercala críticas a Aseyev y a las autoridades ucranianas, pero no proporciona información sobre las condiciones en que se encuentra el prisionero o sobre su estado de salud, y tampoco proporciona pruebas reales que corroboren la acusación de espionaje.


Uno de los medios de comunicación para los que trabajaba Aseyev, Radio Free Europe / Radio Liberty (RFE / RL), financiado por Estados Unidos, ha descrito la "confesión" como "altamente cuestionable". "No tenemos idea cuando se hizo, o bajo qué condiciones o coacción", señala la portavoz de RFE / RL, Joanna Levison.


"Transmitir la 'confesión' de un periodista retenido arbitrariamente durante más de un año constituye una grave violación tanto de la ética periodística como del derecho internacional humanitario", denuncia Johann Bihr, jefe del departamento de Europa del Este y Asia Central de Reporteros sin Fronteras. "Estamos extremadamente preocupados por Stanislav Aseyev, quien parece haber actuado bajo presión, y apelamos nuevamente a todas las partes a hacer todo lo posible para obtener su pronta liberación".


El artículo 7 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, que tanto Rusia como Ucrania han ratificado, prohíbe el trato inhumano o degradante, mientras que el artículo 14 protege el derecho de las personas a no ser obligadas a declarar contra sí mismas ni a ser forzadas a confesarse.


Aseyev fue uno de los pocos periodistas independientes que permaneció en Donetsk después de que los separatistas apoyados por Moscú tomaran el control de la región en la primavera de 2014. Hizo tareas informativas para varios periódicos ucranianos y para el servicio local de RFE / RL bajo el seudónimo de Stanislav Vasin. Según ex compañeros de cautiverio, está detenido en la antigua fábrica "Izoliatsiya", que los separatistas utilizan como una de sus cárceles.


La "DNR" y la vecina "República Popular de Luhansk" (LNR) se han convertido en agujeros negros para las noticias y la información. Los pocos periodistas críticos que aún están en activo tienen que operar clandestinamente y las visitas de observadores extranjeros son cada vez menos frecuentes.


Rusia ocupa el puesto 148, entre 180 países, en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2018 de Reporteros sin Fronteras.