Noticias

24 Noviembre 2021

Polonia: “Los soldados no pueden tratar a los periodistas como si fuera una dictadura militar”

Tras las tres detenciones violentas a fotoperiodistas por parte del ejército y los numerosos obstáculos al trabajo periodístico observados cerca de la frontera con Bielorrusia, Reporteros sin Fronteras (RSF) pide al parlamento polaco que levante todas las restricciones impuestas a los medios de comunicación para que pueden cubrir la crisis migratoria.

Indefensos, con las manos esposadas a la cabeza, un reportero gráfico checo y dos periodistas polacos sufrieron una avalancha de insultos mientras registraban sus cámaras, teléfonos celulares y automóviles el 16 de noviembre. Acababan de fotografiar una base militar temporal cerca de la frontera con Bielorrusia. El calvario duró 25 minutos.


Los tres periodistas fueron tratados como criminales por los soldados polacos. Se violó su derecho a la confidencialidad de las fuentes y fueron detenidos arbitrariamente durante una hora y media. No fueron liberados hasta después de la llegada de la policía polaca.


“Por primera vez en mi vida adulta tuve la fuerte sensación de que alguien había violado mis derechos”, declara a RSF uno de los tres periodistas, Maciek Nabrdalik, que trabaja para el New York Times.


Nabrdalik y los otros dos fotoperiodistas –Maciej Moskwa, de la agencia de producción Testigo, y Martin Divisek, fotógrafo checo de la Agencia Europea de Fotografía– se habían identificado como periodistas ante los guardias de la base militar antes de su detención. No habían entrado en la zona fronteriza, a la que los periodistas tienen prohibido el acceso en virtud del estado de excepción impuesto en respuesta a la manipulación de los inmigrantes extranjeros por parte del gobierno bielorruso, y se habían asegurado de que esta base no figuraba en la lista de lugares “prohibidos” para los periodistas.


El comunicado inicial del Ministerio de Defensa, negando el relato de los periodistas y acusándoles de no haberse identificado, no se mantuvo por mucho tiempo. Cuando los tres periodistas enviaron a los medios de comunicación y a RSF una grabación de su detención, la policía militar anunció una investigación sobre el comportamiento de los soldados y, según ha sabido RSF, invitó a declarar al menos a uno de los tres periodistas.


Ante el aumento de las detenciones de periodistas en las últimas semanas, el Parlamento polaco ha debatido la posibilidad de flexibilizar las restricciones a los medios de comunicación, que RSF ha denunciado como arbitrarias y desproporcionadas. Pero el Sejm (la cámara baja) ha aprobado enmiendas a la ley de fronteras que no salvaguardan la capacidad de los periodistas para trabajar libremente en la zona fronteriza.


El resultado es que, aunque las enmiendas levantan oficialmente la prohibición general de visitar la zona fronteriza cubierta por el estado de emergencia, en vigor desde el 3 de septiembre, la policía fronteriza puede seguir impidiendo a los periodistas trabajar en la zona. Según la disposición de este proyecto de ley, que todavía no ha sido votado por el Senado, la policía de fronteras tendrá el poder de decidir, de forma arbitraria, si las solicitudes de acceso de los periodistas están o no “justificadas”.


“Pedimos al Senado que rechace la propuesta de ley de fronteras y pedimos que los medios de comunicación recuperen todos los derechos de los que gozaban antes del estado de excepción”,  explica Pavol Szalai, responsable de la oficina de RSF para la Unión Europea y los Balcanes.


“Aunque es legítimo que el Estado polaco se ocupe de los riesgos de seguridad en la zona fronteriza, los medios de comunicación deben poder cubrir las operaciones policiales y militares y la migración, que es una cuestión de interés público. Las autoridades también deben castigar a los responsables de las detenciones violentas de Maciek Nabrdalik, Maciej Moskwa y Martin Divisek, y de la violación de la confidencialidad de sus fuentes. Los militares polacos no pueden tratar a los periodistas como si fuera una dictadura militar”.


Los motivos iniciales aducidos por las autoridades polacas para declarar el estado de excepción en la zona fronteriza fueron las maniobras militares realizadas por Rusia y Bielorrusia, y la crisis de los inmigrantes. Las restricciones impuestas a la libertad de prensa -consideradas arbitrarias y desproporcionadas por los medios de comunicación y RSF- prohíben a los periodistas trabajar en una franja de tres kilómetros a lo largo de la frontera bielorrusa. Las infracciones se castigan con hasta 30 días de cárcel o una multa de 5.000 zlotys (1.062 euros).


El presidente Alexander Lukashenko invitó a los periodistas extranjeros a acudir al lado bielorruso de la frontera para cubrir la crisis, una crisis que él mismo provocó, según los gobiernos europeos. Los principales medios de comunicación polacos se han negado a ir por miedo a ser utilizados con fines propagandísticos, pero mientras tanto los periodistas siguen encontrando muchos obstáculos en el lado polaco.


Además de los fotoperiodistas detenidos el 16 de noviembre, dos periodistas en misión para la Balkan Investigative Reporting Network, Claudia Ciobanu y Jaap Arriens, fueron acosados el 14 de noviembre por una unidad formada por policías fronterizos y soldados. Aunque se encontraban fuera de la zona cubierta por el estado de excepción, les exigieron, bajo amenaza de arresto, que facilitaran los números IMEI de todos sus dispositivos móviles, lo que permitió a las autoridades controlar sus actividades.


Recientemente, al menos otros tres equipos de periodistas han sido objeto de acoso judicial por violar las restricciones a la libertad de prensa en la zona fronteriza. Bartłomiej Bublewicz, reportero del sitio web polaco Onet.pl, y su cámara fueron citados y acusados a principios de septiembre. Un equipo del canal de televisión franco-alemán Arte pasó una noche en una celda a finales de septiembre. Y los reporteros de RT Francia David Khalifa y Jordi Demory fueron detenidos durante una hora a principios de noviembre.


Polonia ocupa el puesto 64 de 180 países en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2021 de RSF.