Noticias

19 Julio 2021 - Actualizado el 23 Julio 2021

Pegasus: "Una herramienta ruín y repugnante, adorada por los depredadores de la libertad de prensa"

Dès 2017, RSF avait mis en garde contre l’utilisation de ce logiciel, notamment lorsqu’il avait été utilisé pour surveiller des journalistes mexicains. © NSO Group
Cerca de 200 periodistas de 20 países diferentes han sido vigilados por clientes de la empresa israelí NSO, que comercializa el software espía Pegasus, según una investigación publicada por un consorcio internacional de medios. Reporteros sin Fronteras (RSF) expresa su repulsa y anuncia su intención de llevar ante la justicia a los responsables de esta vigilancia masiva.

"¡Qué espanto! Las revelaciones sobre el uso del software espía Pegasus producen repulsión y rechazo en vista del alcance de la vigilancia y los ataques contra los periodistas", señala el secretario general de RSF, Christophe Deloire. "No, NSO no contribuye a la ‘seguridad global y a la estabilidad’, como la empresa proclama. Al contrario. Pegasus es una herramienta ruin y repugnante, creada por mercenarios digitales y adorada por los 'depredadores de la libertad de prensa' porque les sirve para organizar la represión de los periodistas”.


En 2020, calificamos a NSO como 'depredador digital' y colaboramos con la demanda de WhatsApp contra la empresa israelí en Estados Unidos. Haremos todo lo posible para garantizar que se castiga a NSO por los delitos que ha cometido y las tragedias que ha hecho posibles.“, continúa Deloire, “Los sistemas judiciales de los países democráticos deben abordar este asunto de extrema gravedad, aclarar los hechos y sancionar a los responsables. RSF emprenderá acciones legales en uno o varios países, dependiendo de las modalidades que se están establezciendo. Alentamos a los periodistas y medios afectados a que contacten con RSF para unirse en una respuesta legal adecuada a las revelaciones sobre el software Pegasus”.


Las revelaciones sobre el software Pegasus son una llamada al cambio: instamos a los gobiernos democráticos a que declaren de inmediato una moratoria sobre la venta de estas tecnologías de vigilancia hasta que no se hayan establecido garantías para evitar su uso en la represión de las libertades".


El software de vigilancia de la empresa israelí sirvió para que sus clientes espiaran, entre 2016 y junio de 2021, a al menos 180 periodistas de un total de 20 países. 


Entre los clientes de NSO se encuentran regímenes autoritarios como Arabia Saudita, Marruecos o Bahréin, pero también democracias como México o la India. Esto afecta a todas las regiones del mundo, desde Hungría, Turquía y Azerbaiyán, en Europa, hasta Togo y Ruanda, en África.


En 2017, RSF ya había advertido contra el uso de este software, especialmente cuando se utilizó para vigilar a periodistas mexicanos. Luego, la organización denunció el uso del software contra periodistas en Arabia Saudita, India, Marruecos y Azerbaiyán.


RSF aplaude la calidad de las investigaciones del consorcio de medios de comunicación que ha hecho estas revelaciones sobre Pegasus, así como la información porporcionada por Forbidden Stories, Amnesty Security Lab y, anteriormente, por CitizenLab.