Noticias

5 Diciembre 2019

Hungría: RSF: "El nivel de control a los medios no tiene precedentes en un país de la Unión Europea"

Viktor Orban and journalists / AFP
Reporteros sin Fronteras publica sus conclusiones sobre la misión que varias organizaciones de defensa de la libertad de prensa han llevado a cabo en Hungría el pasado mes de noviembre. La principal conclusión apunta al grado del control sobre los medios, sin precedente en un estado de la Unión Europea. Los responsables de la misión urgen a las autoridades comunitarias a tomar medidas sin más demora.

Representantes de Reporteros sin Fronteras, el International Press Institute, Article 19, el Comité para la Protección de Periodistas,  el Centro Europeo para la Prensa y Libertad de Prensa, la Federación Europea de Periodistas y Free Press Unlimited, visitaron Hungría del 25 al 27 de noviembre. Se reunieron con varios periodistas y grupos de la sociedad civil para evaluar el estado de la libertad de prensa en el país, además de reunirse con el portavoz internacional del Gobierno, Zoltán Kovács, y el alcalde de Budapest, Gergely Karácsony.

 

Estas reuniones han servido para confirmar que ha habido un dramático descenso de la libertad de prensa en Hungría. Para silenciar a los medios críticos, el Gobierno ha empleado un amplio abanico de métodos que incluye adquisición de medios, cierres forzados, control de la gestión de medios independientes, campañas de acoso contra reporteros... El resultado es que gran parte de la población, especialmente en zonas rurales, se ve privada de información independiente.

El informe de la misión subraya la falta de pluralismo mediático y el hecho de que la mayoría de los medios esté controlada por empresarios vinculados con el Gobierno. Esta situación no es nueva, RSF lleva alertando de ella desde que el actual Gobierno tomara el control de los medios en 2017.

Con el cierre de periódicos influyentes, como Népszabadság y Magyar Nemzet, Hungría sólo tiene un periódico independiente: Népszava. Además, el partido en el Gobierno controla el sistema de regulación de medios y nombra a  los cinco miembros del Consejo de Medios, conocido por obstruir de manera continua a periodistas críticos.

El informe también llama la atención sobre la creciente marginalización de los medios independientes, que no pueden trabajar adecuadamente porque el estado los discrimina. Sus voces normalmente son acalladas por el predominante discurso progubernamental y su influencia está limitada a la capital, dejando al resto del país en la oscuridad.

Los periodistas independientes suelen tener poca financiación y están sometidos muchas veces a amenazas. El mes pasado dos periodistas de Index, una de las pocas web independientes que quedan, fueron blanco de una campaña antisemita. En este tóxico ambiente resulta muy difícil que los periodistas cumplan su función.

Las conclusiones de la misión también señalan a la inacción de la Unión Europea y su incapacidad para impedir que un estado miembro ataque a la libertad de prensa tan abiertamente. La falta de reacción ha permitido al gobierno húngaro exportar su modelo a países de Europa Central, condicionando la libertad de prensa en la región.

Lea aquí las conclusiones de la misión y la lista total de recomendaciones

 

Recomendaciones urgentes

La misión pide a los estado miembros e instituciones de la Unión Europea:

-Reconocer la gravedad de la situación de la libertad de prensa en Hungría y tomar todas las medidas necesarias para responder y condenar de manera explícita todos os ataques a periodistas, e insistir en la importancia de un periodismo crítico e independiente como elemento esencial de una democracia.

-Vigilar de cerca la independencia de los organismos reguladores de los medios y la independencia del sistema judicial; verificar que los fondos de la UE no se están usando mal y ampliar la ayuda económica a los medios independientes en Hungría.

La misión pide al gobierno húngaro:

-reconocer la importancia de la libertad de prensa y el pluralismo mediático en una democracia y el significado que tendría restablecer estos valores para la prensa; así como garantizar la competición en igualdad de condiciones de los medios y limitar la concentración de la propiedad en manos progubernamentales.

-poner fin al abuso de los recursos estatales, en especial la publicidad controlada por el estado, que castiga a los medios independientes y refuerza a los progubernamentales.

-garantizar la protección y seguridad de los periodistas independientes dejando de alentar ataques contra ellos, condenándolos públicamente, e incluso juzgándolos si fuera necesario.

Hungría ocupa el puesto 87 de los 180 países que conforman la actual Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa elaborada anualmente por Reporteros sin Fronteras.