Noticias

13 Enero 2017

Colombia: dos periodistas logran escapar de un intento de asesinato

Los periodistas colombianos Cristian Herrera y Andrés González, de la casa editorial La Opinión, fueron víctimas de un intento de asesinato la noche del 12 de enero de 2017. RSF denuncia este grave ataque contra periodistas que ejercían su labor, el cual es aún más preocupante dado que Herrera estaba bajo la protección del Estado.

La noche del 12 de enero de 2017 a Cristian Herrera, periodista del área judicial del diario Q'Hubo, de la casa editorial La Opinion, en la capital del departamento de norte de Santander (noroeste del país), le informó una de sus fuentes que se había perpetrado un asesinato en un peligroso barrio de Cúcuta, una parte de la ciudad donde se encuentran grupos criminales, contrabandistas y traficantes. Herrera cuenta con la protección de dos agentes de seguridad, medida que le otorgó la Unidad Nacional de Protección (UNP), organismo que protege a los periodistas de Colombia. Así que acudió al lugar en una camioneta de la UNP, acompañado de los agentes y de su colega Andrés González. Cuando llegaron, le vehículo fue interceptado por individuos que circulaban en motocicleta y estaban armados, quienes los rodearon, insultaron, intentaron abrir a la fuerza las puertas del carro y les dispararon. Los periodistas y escoltas lograron huir en el vehículo; se encuentran a salvo y nadie resultó herido.


Cristian Herrera goza de la protección del Estado desde octubre de 2014, debido a que había recibido numerosas amenazas de muerte y padecido intimidaciones para que dejara su trabajo. El periodista denunció ante la fiscalía nuevas amenazas en noviembre pasado, sin embargo ni la fiscalía ni los entes de investigación del estado tienen resultados de los responsables de los hechos que ponen en riesgo el periodista


Reporteros sin Fronteras (RSF) condena este acto tan cobarde, un grave ataque contra la libertad de informar”, señaló Emmanuel Colombié, responsable del Despacho América Latina de RSF. “Este intento de asesinato contra un periodista mientras realizaba su trabajo y que se encuentra bajo la protección del mecanismo nacional, muestra la ineficacia de los dispositivos establecidos en un país que aún se encuentra muy afectado por la violencia de los grupos criminales y en el que el trabajo de los periodistas de investigación sigue siendo muy peligroso. Es necesario que las investigaciones den con los autores de estos actos para reducir o eliminar el peligro en el que laboran los periodistas del país” añadió.


Cristian Herrera explicó a RSF que ha recibido amenazas debido a su trabajo desde 2004, cuando comenzó a hacer investigaciones sobre el crimen en Cúcuta. Entonces, la UNP le otorgó medidas de protección y tuvo que exiliarse casi un año en Chile por su seguridad e integridad física. Años después volvió a empezar a recibir amenazas. En 2014 el periodista recibió un panfleto firmado por el grupo armado paramilitar Los Rastrojos, en el que lo declaraban “objetivo militar” y le daban 24 horas para dejar la ciudad.


Por su parte, la UNP explicó a RSF que reforzaría las medidas de protección otorgadas a Herrera y que le daría un vehículo blindado para que realizara su trabajo.


RSF, la Fundación para la Libertad de Prensa (FLIP) y la Federación Colombiana de periodistas (FECOLPER) realizaron de forma conjunta un informe sobre la UNP en 2015, con motivo de los 15 años de su creación. En él se señaló que el programa de protección a periodistas en Colombia debe ser reformado para que pueda garantizar de manera más eficaz la seguridad de los periodistas colombianos, en particular la de los que trabajan sobre temas policíacos, judiciales y criminales, que en numerosas regiones, como la de Cúcuta, se enfrentan a la violencia exacerbada del crimen organizado.


A pesar de los acuerdos de paz con los Farc, el estado colombiano no debe ocultar la presencia de otros grupos armados en el país, como el Ejército de Liberación Nacional (ELN) y diversos grupos paramilitares, que a menudo atacan a los periodistas y continúan sembrando el terror en el país.


Colombia ocupa el lugar 134, entre 180 países, en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2016 de RSF.