Noticias

11 Marzo 2015 - Actualizado el 20 Enero 2016

Asesinan a dos periodistas en Mazatenango


Reporteros sin Fronteras (RSF) condena el asesinato de Danilo López y Federico Salazar, corresponsales de Prensa Libre y de Radio Nuevo Mundo en Mazatenango, departamento de Suchitepéquez (sudoeste del país), y expresa su preocupación por la situación de los actores de la información en el país. El 10 de marzo dos sujetos que se desplazaban en motocicleta asesinaron a Danilo López y Federico Salazar, corresponsales de Prensa Libre y Radio Nuevo Mundo, respectivamente, en el centro de la ciudad de Mazatenango. Los hechos ocurrieron a sólo 20 metros de una estación policial, precisó la Asociación de Prensa de Suchitepéquez. Un periodista local, Marvin Túnchez, fue herido durante el ataque. Danilo López había sido objeto de intimidaciones por parte de distintas autoridades del departamento debido a sus artículos críticos –en particular de la falta de transparencia en la gestión de los recursos públicos–. Miguel Ángel Méndez Zetina, director de Prensa Libre, informó que Danilo López había ratificado una denuncia contra el alcalde de la municipalidad de San Lorenzo por amenazas a muerte. El director de Radio Nuevo Mundo, Marvin Robledo, dijo que no sabía de ninguna amenaza contra su colega. “Reporteros sin Fronteras exhorta a las autoridades a emprender una investigación independiente, exhaustiva e imparcial, para que los culpables de este crimen rindan cuentas ante la justicia", señaló Claire San Filippo, responsable del Despacho Américas de nuestra organización. “Nos encontramos muy preocupados por la situación de los actores de la información en Guatemala. Desde que el gobierno anunció que crearía un programa de protección de periodistas, en noviembre de 2014, no ha proporcionado más información sobre su política en ésta área y la situación está lejos de mejorar. Pedimos a las autoridades que instrumenten urgentemente medidas eficaces de protección para garantizar la seguridad física de los periodistas y evitar que este año electoral, en el que se incrementarán los riesgos para el gremio, se transforme en un drama anunciado", agregó. Suchitepéquez es el departamento donde se han registrado los actos más graves contra periodistas en los últimos años. A mediados de febrero de 2014 el periodista Nery Morales logró escapar de un intento de asesinato. El 12 de agosto de 2013 el periodista Fredy Rodas también. Una semana después, Carlos Alberto Orellana Chávez fue asesinado. Guatemala sigue siendo un país muy peligroso para el gremio periodístico. Las condiciones en que se ejerce la libertad de información se degradaron en 2014. Los ataques a periodistas se han incrementado desde el año pasado. Entre estos se encuentran: presiones, amenazas, hostigamiento, intimidaciones, agresiones, asesinatos de periodistas y colaboradores de los medios de comunicación. Todo esto, en un clima de impunidad casi total que genera una autocensura nefasta. Numerosos periodistas limitan sus investigaciones sobre temas delicados, como el crimen organizado o la corrupción de los agentes públicos, por miedo a represalias violentas. Los profesionales de los medios de comunicación se sienten aún más vulnerables porque a menudo son víctimas de quienes supuestamente deberían garantizar su seguridad: las autoridades y las fuerzas del orden. Guatemala se encuentra en el lugar 129, entre 180 países, en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa de 2015 de Reporteros sin Fronteras.