Noticias

8 Junio 2021

Afganistán: RSF pide a la Corte Penal Internacional que investigue los asesinatos a periodistas

Reporteros sin Fronteras (RSF) ha pedido formalmente a la fiscal general de la Corte Penal Internacional, Fatou Bensouda, que investigue los asesinatos a periodistas y trabajadores de medios de comunicación en Afganistán desde marzo de 2020, fecha desde la que ya han sido asesinados once.


RSF pide a Bensouda que investigue estos asesinatos -que podrían considerarse crímenes de guerra- en virtud del artículo 15 del Estatuto de Roma de la CPI.


Las últimas víctimas de medios de comunicación fueron tres mujeres que trabajaban para Enekaas TV en la ciudad oriental de Jalalabad. Fueron asesinadas a tiros cuando regresaban a su casa el 2 de marzo. Anteriormente, el director de la emisora de radio Voice of GhorBesmellah Adel Imaq, recibió unos disparos que acabaron con su vida el 1 de enero, durante su camino de vuelta a casa en Firoz Koh, capital de la provincia central de Ghor,.


Imaq es el quinto trabajador de medios de comunicación asesinado en dos meses. Los anteriores fueron Mohammad Aliyas Dayee, del servicio en lengua pastún de Radio Free Europe/Radio Liberty, asesinado en Lashkargah el 12 de noviembre; Malalai Maiwand, presentadora de televisión y representante del Centro para la Protección de las Mujeres Periodistas Afganas (CPAWJ), y su chófer Taher Khan, asesinados en Jalalabad el 10 de diciembre; y Rahmatollah Nekzad, reportero de medios internacionales, asesinado a tiros en Ghazni el 21 de diciembre.


Todos estos periodistas y profesionales de medios de comunicación fueron asesinados por hacer su trabajo en mitad de un conflicto armado que ha aumentado la violencia la sociedad civil en general y los periodistas desde principios de 2020. RSF tiene muchas razones para creer que los grupos armados, especialmente los talibanes o sus afiliados, son responsables de esta ola de asesinatos.


RSF ha pedido a la fiscal general de la CPI que incluya estos asesinatos en los crímenes cometidos en Afganistán desde 2003 que la Sala de Apelaciones de la CPI le autorizó a investigar en marzo de 2020. Con vistas a procesar a los responsables, RSF ha solicitado que determine si deben tratarse como crímenes de guerra o como otra categoría de crímenes definidos por el Estatuto de Roma de la CPI, como los crímenes de lesa humanidad.


Los periodistas han pagado un alto precio en Afganistán desde que Estados Unidos y sus aliados invadieron y derrocaron al gobierno talibán en 2001. En los últimos 20 años han muerto al menos 100 periodistas, entre ellos 15 internacionales, en relación con su trabajo. Mientras que más de 60 medios de comunicación han sido destruidos o atacados, y se han producido cientos de amenazas contra periodistas y medios de comunicación.


Afganistán ocupa el puesto 122 de 180 países en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2021 de RSF.