Emiratos Árabes Unidos

Emiratos Árabes Unidos

No existe la prensa independiente; persecución de las voces disidentes

Las autoridades de los Emiratos Árabes Unidos se han convertido en maestras de la vigilancia en línea de periodistas, a quienes sancionan empleando la ley contra la delincuencia en internet, adoptada en 2012. Los periodistas y los blogueros se encuentran en la mira de las autoridades si hacen la más mínima crítica. Por lo general se les acusa de difamación, ofensa al Estado, difusión de información falsa a fin de perjudicar la imagen del país, cargos por los que pueden ser condenados a largas penas de cárcel –en donde pueden padecer maltrato–. El bloguero Ahmed Mansoor fue detenido en marzo de 2017. Lo condenaron a 10 años de prisión y a pagar una multa de un millón de dirhams (cerca de 250.000 euros). Lo acusaron de haber difamado al país en las redes sociales publicando, entre otras cosas, “información falsa, rumores y mentiras sobre los Emiratos Árabes Unidos”, con el fin de dañar la reputación del país. La Constitución garantiza la libertad de expresión, sin embargo, apoyándose en la ley de medios impresos y publicaciones de 1980, el gobierno puede censurar publicaciones locales y extranjeras si critican la política interior, a las familias de los soberanos, la religión, la relación del país con sus aliados o la economía del país.

131
en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2020

Clasificación

+2

133 en 2019

Puntuación

-0.94

43.63 en 2019

  • 0
    periodistas muertos en 2020
  • 0
    Periodistas ciudadanos asesinados en 2020
  • 0
    colaboradores muertos en 2020
Ver el Barómetro