Egipto

Egipto

Una de las mayores prisiones del mundo para los periodistas

A seis años de la “Revolución del 25 de enero de 2011”, la situación de la libertad de información es muy preocupante en Egipto. Desde entonces, diez periodistas han sido asesinados y las autoridades no han logrado realizar investigaciones serias para que los responsables rindan cuentas ante la justicia. El país se ha convertido en una de las mayores prisiones del mundo para los periodistas. Algunos de ellos han pasado años en prisión preventiva en espera de un juicio o sin que siquiera se haya presentado un cargo oficial en su contra; otros, juzgados en procesos colectivos injustos, corren el riesgo de purgar largas penas de prisión que van hasta la cadena perpetua. Desde 2013 el gobierno de Al-Sissi orquesta una caza a los periodistas que sospecha tienen una relación cercana con los Hermanos Musulmanes y se habla de una “sissización” de los medios de comunicación. El arsenal jurídico represivo amenaza cada vez más la libertad de prensa. La ley contra el terrorismo adoptada en agosto de 2015 impone, en nombre de la seguridad nacional, que los periodistas respeten la versión oficial de los hechos cuando cubran atentados. La adopción de la ley de medios de comunicación, a finales de diciembre de 2016, hace temer que el poder ejecutivo intente controlar aún más los órganos de prensa y los medios de comunicación. En una gran parte de la región del Sinaí se prohíbe el trabajo de periodistas y defensores de los derechos humanos.

161
en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2017

Clasificación

-2

159 en 2016

Puntuación

+1.33

54.45 en 2016

  • 0
    periodistas muertos en 2017
  • 0
    net-ciudadanos muertos en 2017
  • 0
    colaboradores muertos en 2017
Ver el Barómetro