Birmania

Birmania

Un retroceso de diez años

Cuando, en febrero de 2011, la junta se disolvió después de permanecer en el poder durante medio siglo, los periodistas birmanos tenían la esperanza de que acabara el miedo a que los detuvieran y encarcelaran si criticaban al gobierno o al ejército. Y, en efecto, durante la década siguiente, las numerosas reformas permitieron que Birmania escalara 20 posiciones en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa de RSF entre 2013 y 2017. El golpe de Estado del 1 de febrero de 2021 ha puesto fin abruptamente a este frágil impulso y ha supuesto un salto hacia atrás de diez años para los periodistas birmanos. De nuevo, se ven enfrentados a campañas sistemáticas de detenciones, deben plegarse a la censura, y muchos se resignan a pasar a la clandestinidad para ejercer libremente su profesión y escapar a las fuerzas del orden. Pero el alzamiento de 2021 no ha sido una completa sorpresa, ya que el ambiente que rodeaba a la libertad de prensa se había endurecido en los últimos tres años. El peor revés lo sufrieron en 2018 dos periodistas de Reuters que habían investigado una masacre de civiles rohingya. Tras pasar más de 500 días encarcelados obtuvieron el perdón presidencial y fueron puestos en libertad. Su caso sirvió de advertencia a toda la profesión periodística, para que piense dos veces si quiere publicar una investigación que podría molestar al gobierno civil o a la Tatmadaw, la institución militar. El periodismo de investigación era prometedor, representado por medios de comunicación como los sitios web Myanmar Now, DVB, Mizzima, Mawkun Magazine o la BBC birmana. Desafortunadamente, no tenían muchos lectores y el modelo económico de prensa privada era aún muy débil, en general. Más allá de la arbitrariedad, que utilizan generosamente, los militares también tienen una herramienta diabólicamente eficaz para silenciar o intimidar a los periodistas: el artículo 66 (d) de la Ley de Telecomunicaciones, que penaliza la difamación y puede enviar a un periodista a la cárcel durante tres años si alguien cuestiona su información.

140
en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2021

Clasificación

-1

139 en 2020

Puntuación

+1.37

44.77 en 2020

  • 0
    periodistas muertos en 2021
  • 0
    Periodistas ciudadanos asesinados en 2021
  • 0
    colaboradores muertos en 2021
Ver el Barómetro