Birmania

Birmania

Las promesas rotas de Aung San Suu Kyi

Tras la victoria de la Liga Nacional para la Democracia (LND) los periodistas birmanos tenían la esperanza de ya no los detendrían ni encarcelarían si eran críticos frente al gobierno o los militares. Desafortunadamente, pronto quedó claro que la libertad de prensa no es una de las prioridades del nuevo gobierno. En 2017 una veintena de periodistas fueron juzgados por difamación, con base en el artículo 66(D) de la ley de telecomunicaciones, que contempla este delito. Frente a todo lo que pueda desagradar a los oficiales en el poder y, sobre todo, a los militares, la autocensura es la regla. La situación de los periodistas se volvió crítica tras la intervención de las fuerzas de seguridad birmanas en el estado de Rakáin, a finales de agosto de 2017, que provocó el éxodo de casi 700.000 refugiados rohinyás hacia el vecino Bangladesh. La zona se convirtió en un agujero negro de la información y los periodistas que se atreven a investigar este tema son encarcelados. También se ha impedido a la prensa cubrir los conflictos con las minorías Shan y Kachin, en el noreste del país.

137
en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2018

Clasificación

-6

131 en 2017

Puntuación

+1.33

41.82 en 2017

  • 0
    periodistas muertos en 2018
  • 0
    Periodistas ciudadanos asesinados en 2018
  • 0
    colaboradores muertos en 2018
Ver el Barómetro