Archivo

Segunda clasificacion mundial de la libertad de prensa (octubre 2003)


Cuba penúltima, justo delante de Corea del Norte. Estados Unidos e Israel señalados por el comportamiento fuera de sus fronteras.
País Nota
1 Finlandia 0,50
- Islandia 0,50
- Noruega 0,50
- Países Bajos 0,50
5 Dinamarca 1,00
- Trinidad y Tobago 1,00
7 Bélgica 1,17
8 Alemania 1,33
9 Suecia 1,50
10 Canadá 1,83
11 Letonia 2,25
12 Eslovaquia 2,50
- Estonia 2,50
- República Checa 2,50
- Suiza 2,50
16 Austria 2,75
17 Irlanda 2,83
- Lituania 2,83
- Nueva Zelanda 2,83
20 Eslovenia 3,00
21 África del Sur 3,33
- Hungría 3,33
- Jamaica 3,33
24 Costa Rica 3,83
25 Uruguay 4,00
26 Francia 4,17
27 Reino Unido 4,25
28 Portugal 5,17
29 Benin 5,25
30 Timor-Leste 5,50
31 Estados Unidos (territorio estadounidense) 6,00
- Grecia 6,00
33 Polonia 6,17
34 Albania 6,50
- Bulgaria 6,50
- Nicaragua 6,50
37 Bosnia-Herzegovina 6,83
- Chile 6,83
- El Salvador 6,83
40 Paraguay 7,17
41 Mauricio 7,25
42 Ecuador 7,67
- España 7,67
44 Israel (territorio israelí) 8,00
- Japón 8,00
46 Madagascar 8,17
47 Cabo Verde 8,25
48 Ghana 8,75
49 Corea del Sur 9,17
50 Australia 9,25
51 Bolivia 9,67
- Macedonia 9,67
53 Italia 9,75
- Panamá 9,75
55 Perú 10,25
56 Hong Kong 11,00
- Malí 11,00
- Namibia 11,00
59 Islas Fiyi 11,50
- Rumania 11,50
61 Taiwan 12,00
62 Botsuana 13,00
63 Congo 14,00
- Mozambique 14,00
65 Honduras 14,17
66 Senegal 14,50
67 Argentina 15,17
68 Níger 15,75
69 Croacia 16,50
- Tanzania 16,50
71 Brasil 16,75
72 República Dominicana 17,00
73 Georgia 17,33
74 México 17,67
75 Lesotho 17,75
76 Burkina Faso 18,00
77 Gambia 18,25
- Mongolia 18,25
79 Comoras 18,50
- Kenia 18,50
81 Camboya 19,50
82 Tailandia 19,67
83 Chipre 20,83
84 Malaui 21,00
85 Serbia y Montenegro 21,33
86 Zambia 23,25
87 Sierra Leona 23,50
88 Chad 24,00
89 Sri Lanka 24,83
90 Armenia 25,17
91 Uganda 25,75
92 Burundi 26,25
93 Seychelles 26,75
94 Moldavia 27,00
95 Togo 27,50
96 Venezuela 27,83
97 Angola 28,00
98 Camerún 30,50
99 Guatemala 30,83
100 Haití 31,00
101 Gabón 31,25
102 Kuwait 31,33
103 Nigeria 31,50
104 Kirguizistán 32,00
- Malaisia 32,00
106 Líbano 32,50
107 República Centro africana 32,75
108 Argelia 33,00
109 Guinea 33,17
110 Egipto 34,25
- Indonesia 34,25
- Ruanda 34,25
113 Azerbaiyán 34,50
- Tayikistán 34,50
115 Qatar 35,00
- Turquía 35,00
117 Bahrein 35,17
118 Filipinas 35,25
- Guinea-Bissau 35,25
120 Djibouti 35,50
121 Mauritania 36,67
122 Emiratos Árabes Unidos 37,00
- Jordania 37,00
124 Ethiopía 37,50
- Irak 37,50
- Suazilandia 37,50
127 República Democrática del Congo 38,50
128 India 39,00
- Pakistán 39,00
130 Autoridad Palestina 39,25
131 Marruecos 39,67
132 Liberia 40,00
- Ucrania 40,00
134 Afganistán 40,17
135 Estados Unidos (en Irak) 41,00
136 Yemen 41,83
137 Costa de Marfil 42,17
138 Kazajistán 42,50
139 Guinea Ecuatorial 44,75
140 Somalia 45,00
141 Zimbabue 45,50
142 Sudán 45,75
143 Bangladesh 46,50
144 Singapur 47,33
145 Maldivas 47,50
146 Israel (territorios ocupados) 49,00
147 Colombia 49,17
148 Rusia 49,50
149 Túnez 50,83
150 Nepal 51,50
151 Bielorrusia 52,00
152 Omán 57,75
153 Libia 60,00
154 Uzbekistán 61,50
155 Siria 67,50
156 Arabia Saudí 71,50
157 Bután 77,33
158 Turkmenistán 82,83
159 Vietnam 89,17
160 Irán 89,33
161 China 91,25
162 Eritrea 91,50
163 Laos 94,83
164 Birmania 95,50
165 Cuba 97,83
166 Corea del Norte 99,50


Reporteros sin Fronteras publica su segunda clasificación mundial de la libertad de prensa. Como en 2002, Asia presenta la situación más catastrófica, especialmente en Corea del Norte, Birmania y Laos. Penúltima en la clasificación, Cuba es hoy la mayor cárcel del mundo para los periodistas. Estados Unidos e Italia continúan estando relativamente mal clasificados.


Reporteros sin Fronteras publica su segunda clasificación mundial de la libertad de prensa. Como en 2002, la situación más catastrófica se da en Asia, con ocho de los diez países peor clasificados: Corea del Norte, Birmania, Laos, China, Irán, Vietnam, Turkmenistán y Bután. En esos Estados, la prensa independiente o no existe, o las autoridades la reprimen diariamente. Los periodistas trabajan allí en condiciones extremadamente difíciles, sin ninguna libertad ni seguridad. Varios de ellos se encuentran encarcelados en Birmania, China e Irán.


Cuba (165) ocupa la penúltima plaza en esta clasificación mundial. En la primavera de 2003 detuvieron a 26 periodistas, y les condenaron a penas que van de 14 a 27 años de detención, haciendo del país la mayor cárcel del mundo para los periodistas. Les acusan de publicar en el extranjero algunos artículos que hacen el juego a los "intereses imperialistas". Eritrea (162) presenta la peor situación en el continente africano. Desde hace dos años, la prensa privada no puede publicarse y catorce periodistas permanecen detenidos en secreto.


Para establecer esta clasificación, Reporteros sin Fronteras ha pedido a algunos periodistas, investigadores, juristas o militantes de los derechos humanos, que rellenaran un cuestionario que permite evaluar la situación de la libertad de prensa, en un país dado. En el índice figuran 166 naciones (frente a las 139 del año pasado). Las demás no están, por falta de informaciones fiables y contrastadas.


  • Riqueza no siempre rima con libertad de prensa Como en 2002, la clasificación demuestra que el respeto a la libertad de prensa no depende únicamente del desarrollo económico de los Estados. Así, algunos de los países más pobres del planeta, como Benín (29), Timor-Leste (30) o Madagascar (46), figuran entre los cincuenta primeros.


Por el contrario, algunas naciones ricas como Bahrein (117) o Singapur (144), se clasifican entre los cincuenta países que menos respetan la libertad de expresión.


  • La particular situación de Estados Unidos e Israel En ambos casos, la clasificación distingue las situaciones en el interior y el exterior del país. Aunque Estados Unidos e Israel se encuentran respectivamente en las posiciones 31 y 44, por el respeto a la libertad de expresión en su propio territorio, caen hasta las plazas 135 y 146 por el comportamiento fuera de sus fronteras.


Las repetidas exacciones del ejército israelí contra periodistas en los territorios ocupados, y la responsabilidad del ejército norteamericano en la muerte de varios reporteros durante la guerra de Irak, son actos inadmisibles en dos naciones que no cesan de repetir su compromiso a favor de la libertad de expresión.


  • Degradación generalizada en el mundo árabe La guerra de Irak tiene mucho que ver con el endurecimiento de la represión contra la prensa, en algunos regímenes árabes. Preocupados por su imagen y enfrentados a una opinión pública mayoritariamente contraria a la guerra, esos Estados han reforzado el control sobre la prensa, y han acentuado las presiones sobre los periodistas, obligados a autocensurarse.


Líbano (106) ha perdido su posición de líder del mundo árabe en materia de respeto a la libertad de expresión, en beneficio de Kuwait (102), a causa de algunos casos de censura, abusivos procedimientos judiciales y un atentado contra el canal Futur TV. Arabia Saudí (156), Siria (155), Libia (153) y Omán (152), utilizan todos los medios de que disponen para impedir la emergencia de una prensa libre e independiente.


En Marruecos (131), se han visto truncadas las esperanzas depositadas en Mohamed VI en el momento de su ascensión al trono en julio de 1999. Los periódicos independientes continúan bajo la presión constante de las autoridades. Alí Lmrabet, director de publicación de dos semanarios satíricos, fue condenado en junio de 2003 a tres años de cárcel, por "desacato a la persona del rey", como consecuencia de una serie de artículos y dibujos que tocaban temas tabúes


  • La Unión Europea bien clasificada, salvo Italia y España Por segundo año consecutivo, Italia se encuentra mal clasificada (53) en relación a los demás países de la Unión Europea (UE). Sigue sin resolverse el conflicto de intereses de Silvio Berlusconi, que es a la vez jefe del Ejecutivo y propietario de un imperio mediático. Además, un proyecto de ley de reforma del sistema audiovisual, confeccionado a medida de los intereses de Silvio Berlusconi, podría agravar las amenazas que pesan sobre el pluralismo informativo en el país.


La relativa mala clasificación de España (42) es imputable a las dificultades que tienen los periodistas en el País Vasco. La organización terrorista ETA ha multiplicado las amenazas a los medios de comunicación, prometiendo atacar a los periodistas que no cubran la situación de acuerdo con sus puntos de vista. Por otra parte, la necesaria lucha contra el terrorismo tuvo consecuencias sobre la libertad de prensa con el cierre, como "medida preventiva", del periódico vasco Egunkaria, cuyos dirigentes son sospechosos de colaboración con ETA.


Francia solo ocupa la posición 26, a causa de su arcaica legislación sobre la difamación, algunos cuestionamientos cada vez más frecuentes de la protección de las fuentes y las repetidas abusivas detenciones de periodistas, por parte de la policía.


  • La exURSS a remolque La situación sigue siendo preocupante en Rusia (148), Ucrania (132) y Bielorrusia (151). Aunque en Rusia existe una auténtica prensa independiente, su mala clasificación está justificada por la censura que afecta a todo lo que se refiere a la guerra en Chechenia, varios asesinatos y el reciente secuestro del corresponsal de la Agencia France-Presse en Inguchia. Este país sigue siendo uno de los más asesinos del mundo, para los periodistas.


En Asia central, y particularmente en Turkmenistán (158) y Uzbekistán (154), los gobiernos mantienen una capa de plomo sobre la prensa. No toleran ninguna crítica a las autoridades.


  • Cada vez más violencia privada Varios países con gobiernos elegidos democráticamente, y en los que existe una prensa libre e independiente, están mal clasificados. Es, entre otros, el caso de Bangladesh (143), Colombia (147) o Filipinas (118). En esos Estados los periodistas son víctimas de una violencia privada, que no procede solamente del Estado, sino de partidos políticos, mafias o grupos armados. En otros casos, como en Nepal (150), la prensa se encuentra bajo el fuego cruzado de las fuerzas de seguridad y los rebeldes.


Esas exacciones crean una fuerte autocensura en los medios de comunicación, que ya no se atreven a abordar temas como la corrupción, la colusión entre los responsables políticos y el crimen organizado, o las violencias inter-religiosas. Mientras que frecuentemente los gobiernos no adoptan todas las medidas que se imponen para que cesen las agresiones, protegiendo a los reporteros y castigando a los culpables.


  • En Africa, la información víctima de la guerra Las guerras y las graves crisis políticas tienen inevitablemente consecuencias sobre la libertad de prensa, en el continente africano. Así, los tres países que han retrocedido más puestos en relación con 2002 son Costa de Marfil (137), Liberia (132) y Guinea Bissau (118). En los dos primeros casos, algunos periodistas locales y extranjeros se han visto expuestos a la violencia de los beligerantes. En Guinea Bissau los militares han cerrado algunos medios de comunicación.



Nota Metodológica

Esta clasificación permite medir el estado de la libertad de prensa en el mundo. Refleja el grado de libertad que disfrutan los periodistas y los medios de comunicación de cada país y las medidas adoptadas por los Estados, para respetar y hacer respetar esa libertad.


Es una fotografía de una situación, en un período dado. Solamente tiene en cuenta los acontecimientos ocurridos entre el 1 de septiembre de 2002 y el 1 de septiembre de 2003. No tiene en cuenta el conjunto de violaciones de los derechos humanos, sino únicamente los atentados a la libertad de prensa.


Para establecer esta clasificación, Reporteros sin Fronteras realizó un cuestionario retomando los principales criterios -53 en total- que permiten evaluar la situación de la libertad de prensa, en un país dado. Ese cuestionario establece el balance del conjunto de atentados directos contra periodistas (asesinatos, encarcelamientos, agresiones, amenazas, etc.) o contra medios de comunicación (censuras, embargos, registros, presiones, etc.). Igualmente tiene en cuenta el grado de impunidad que disfrutan los autores de esas violaciones de la libertad de prensa. El cuestionario también tiene en cuenta el marco jurídico que rige el sector de los medios de comunicación (sanciones para delitos de prensa, monopolio estatal en algunos terrenos, presencia de un órgano de regulación, etc.), y el comportamiento del Estado frente a los medios públicos y la prensa internacional. Establece también los principales atentados a la libertad de circulación de la información en Internet.


Reporteros sin Fronteras no ha tenido solamente en cuenta las exacciones debidas al Estado, sino también las de las milicias armadas, organizaciones clandestinas o grupos de presión, que pueden representar una amenaza real para la libertad de prensa.


El cuestionario se envió a personas que tienen un conocimiento real de la situación de la libertad de prensa, en uno o varios países: periodistas locales o residentes en el país, investigadores, juristas, especialistas de una región e investigadores del secretariado internacional de Reporteros sin Fronteras.


Los países son aquellos de los que Reporteros sin Fronteras ha recibido los cuestionarios rellenos por varias fuentes independientes. Otros no figuran por falta de informaciones fiables y contrastadas. En caso de empate entre varios países, se han clasificado por orden alfabético.


Finalmente, en ningún caso debe tomarse este trabajo como un indicador de la calidad de la prensa, en los países mencionados. Reporteros sin Fronteras defiende la libertad de prensa, sin tomar partido sobre la calidad del contenido editorial de los medios de comunicación. No se han tenido en consideración las eventuales derivas éticas o deontológicas.