Noticias

28 Abril 2005 - Actualizado el 20 Enero 2016

Unos militares impiden grabar y pegan a un camarógrafo


Reporteros sin Fronteras condena la agresión cometida el 19 de abril por dos militares contra José Luis Conde, camarógrafo del canal Bolivisión. Al periodista le impidieron grabar y le pegaron, mientras cubría una ceremonia militar en La Paz. Reporteros sin Fronteras hace un llamamiento al mando general de las Fuerzas Armadas para que imponga sanciones, tal y como se ha comprometido.
Reporteros sin Fronteras condena la agresión sufrida, el 19 de abril de 2005, por José Luis Conde, camarógrafo del canal Bolivisión, mientras cubría una ceremonia en el Colegio Militar de La Paz (capital política del país, centro-oeste). "Un recinto militar no es una zona de no-derecho. Protestamos enérgicamente por el abuso de poder y la brutalidad con un periodista que solo estaba haciendo su trabajo, de los que son culpables unos militares, entre los que se encuentra un oficial. Hacemos un llamamiento al mando general de las Fuerzas Armadas, habilitado para efectuar la investigación, para que aclare la agresión y aplique sanciones a sus autores como, por otra parte, se ha comprometido", ha declarado la organización. El 19 de abril de 2005, José Luis Conde grababa una conmemoración en el Colegio Militar de La Paz, en la zona sur de la ciudad, cuando un policía militar le detuvo bruscamente. "Ese soldado, llamado Daniel Castro Revollo, me ordenó que dejara de grabar, pretendiendo que estaba tomando imágenes prohibidas. Sin embargo, yo grababa lo mismo que otros colegas presentes. Le respondí que estaba haciendo mi trabajo", ha dicho el periodista a Reporteros sin Fronteras. Un teniente que presenció la escena se puso de parte del soldado y amenazó al periodista, según la versión de éste. "Me gritó: "Especie de mierda, ¿sabes quienes somos?". Entonces, los dos se llevaron a José Luis Conde, a la fuerza, a un dormitorio. "Allí, me arrancaron la cámara de las manos, retiraron la cinta y rompieron todo. Después, el teniente me pegó cuatro o cinco veces en la cara", ha continuado la víctima. "No hay testigos de la agresión pero, inmediatamente después, mis asaltantes parecían tener miedo y me pidieron que no dijera nada", ha concluido José Luis Conde. El camarógrafo denunció el caso ante el mando general de las Fuerzas Armadas, el 27 de abril. El comandante general Luis Aranda Graneros ha prometido sanciones. Desde el 21 de abril, los sindicatos y asociaciones de periodistas de La Paz están manifestando su apoyo al colega.