Noticias

13 Abril 2005 - Actualizado el 20 Enero 2016

Un periodista amenazado de muerte se ve obligado a huir


Reporteros sin Fronteras está muy preocupada por la suerte de Miguel Carpio Tananta, del canal local Frecuencia 5 en Tocache (noroeste del país) que, el 5 de abril de 2005, se vio obligado a huir de la ciudad tras recibir amenazas de muerte. Los cultivadores de coca sospechan que el periodista es un agente del gobierno. Reporteros sin Fronteras les hace un llamamiento a la calma.
Reporteros sin Fronteras está muy preocupada por la suerte de Miguel Carpio Tananta, del canal municipal Frecuencia 5 y de Radio Marginal en Tocache (noroeste del país) que, el 5 de abril de 2005, se vio obligado a huir de la ciudad tras recibir amenazas de muerte. Desde que un político utilizó uno de sus reportajes, los cultivadores de coca (cocaleros) sospechan que el periodista es un agente del gobierno. "Condenamos con firmeza las amenazas que han obligado a interrumpir sus actividades a Miguel Carpio Tananta. Pedimos que una investigación seria castigue a los autores. En el contexto, muy tenso, de una región asolada por el narcotráfico, hacemos un llamamiento a los dirigentes cocaleros para que mantengan la calma en su movimiento, y les rogamos que establezcan la distinción entre el trabajo periodístico y la utilización que pueda hacerse de él", ha declarado Reporteros sin Fronteras. El 5 de abril de 2005, Miguel Carpio Tananta tuvo que marcharse de Tocache, como consecuencia de haber recibido una advertencia de que "sería el próximo asesinado", y de que la orden de ejecución emanaba de la Agrupación Nacional de Cultivadores de hoja de coca. En efecto, un grave contencioso enfrenta a esa organización con el periodista, quien ha confiado al IPYS (Instituto Prensa y Sociedad, asociación peruana de defensa de la libertad de prensa) que teme que se produzcan represalias contra su mujer y sus tres hijos. Miguel Carpio Tananta, responsable del programa "El Informe" de Frecuencia 5 cubrió, el 14 de noviembre de 2004, una reunión pública de cocaleros, en la que se celebró la elección de los dirigentes locales de la Agrupación. Cuatro días después, el canal emitió el reportaje completo. El 27 de febrero de 2005, el Presidente del Consejo de Ministros, Carlos Ferrera Costa, hizo que se proyectara un extracto del reportaje, en una conferencia de prensa. En el extracto, la subsecretaria general de la Agrupación de Cocaleros, Nancy Obregón, admitía que una parte importante de la producción de hojas de coca iba a parar al narcotráfico. El alto funcionario dijo a la prensa que el vídeo se lo habían enviado los servicios de inteligencia. Indignados por ser equiparados a narcotraficantes, los cocaleros acusaron entonces a Miguel Carpio Tananta de haberles perjudicado, y ser un agente a sueldo del gobierno. El periodista ha negado siempre haber hecho copias, y comercializado el reportaje.