Noticias

30 Mayo 2018 - Actualizado el 1 Junio 2018

Ucrania. El falso asesinato de Arkady Babchenko: "Nada justifica escenificar la muerte de un periodista"

Crédit : Sergei Supinsky / AFP
El Servicio de Seguridad de Ucrania dijo que se había simulado el asesinato del periodista ruso Arkady Babchenko para descubrir a quienes querían matarlo. Reporteros sin Fronteras (RSF) denuncia este lamentable montaje.

Читать на русском / Leer en ruso


El periodista ruso Arkady Babchenko, a quien se había dado por muerto el 29 de mayo, apareció sano y salvo el 30 de mayo en una conferencia de prensa organizada en Kiev por el Servicio de Seguridad de Ucrania (SBU, por sus siglas en ucraniano). El periodista señaló que hace un mes le habían informado que el Servicio Federal de Seguridad de Rusia (FSB) planeaba asesinarlo y que no había tenido otra opción que participar en la operación emprendida por el SBU. Arkady Babchenko pidió disculpas a sus familiares que no estaban al tanto de los hechos.


Según el director del SBU, Vassili Gritsak, esta operación permitió detener al autor intelectual del plan para asesinar al periodista, un ucraniano contratado por el FSB y evitar la muerte de otras treinta personas que también estaban en el punto de mira de las autoridades rusas.


Fue un gran alivio ver aparecer con vida al periodista, pero es lamentable y desafortunado el hecho de que los servicios ucranianos hayan jugado con la verdad. ¿Había que recurrir a tal estratagema? Nada justifica hacer un montaje de la muerte de un periodista”, señaló Christophe Deloire, Secretario General de Reporteros sin Fronteras.


La policía ucraniana informó el 29 de mayo que el famoso periodista de 41 años de edad falleció cuando era trasladado al hospital en ambulancia debido a que había recibido tres disparos en la espalda cuando entraba a su departamento en Kiev.


Arkady Babchenko ha sido muy crítico frente al régimen ruso desde la anexión de Crimea, en 2014. El periodista, que constantemente recibía amenazas de muerte en las redes sociales, huyó de Rusia en febrero de 2017, pues temía por su seguridad. Se refugió en Praga tras una campaña emprendida contra él en los canales de televisión del Estado. Meses después se instaló en Kiev, donde dirige un programa en el canal de televisión tártaro ATR desde octubre de 2017.


Ucrania ocupa el lugar 101, entre los 180 países, en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2018 publicada por RSF.