Noticias

26 Mayo 2020

Turquía: las entidades reguladoras imponen gradualmente el monopolio de la línea oficial a los medios

DR Erol Onderoglu
Reporteros sin Fronteras (RSF) condena el aumento del hostigamiento en Turquía a los medios de comunicación independientes y a periodistas "recalcitrantes" por parte de las principales entidades estatales responsables de la regulación y el control de la prensa. En breve, el gobierno podría hacerse con el monopolio de los medios.

El 85% de los medios nacionales ya son propiedad de empresarios progubernamentales y siguen la línea oficial. Sin embargo, el clima actual se ha vuelto tan hostil para los medios independientes, que cualquier crítica o reportaje libre es considerado desleal y supone un atentado contra la patria.

 

El Alto Consejo de Radiodifusión de Turquía (RTÜK), formado por representantes de la coalición gobernante AKP-MHP, castigó a principios de mayo a Halk TV por emitir una entrevista en la que el jefe del principal partido de la oposición en Estambul dijo que el país debería "esperar un cambio de gobierno o incluso un cambio de régimen".

 

Se decretó que el comentario equivalía a incitar a un golpe de Estado, por lo que el consejo impuso una prohibición de cinco días al programa y sancionó a Halk TV con una multa equivalente al 5% de sus ganancias mensuales en publicidad.

 

No obstante, esta ha sido la última de una larga lista de sanciones similares. FoxTV, Télé1 y HaberTürkTV también han sido sancionadas durante los últimos meses por el RTÜK, tras difundir críticas al gobierno.

 

Mientras tanto, el Consejo de Publicidad en Prensa (BİK), una agencia reguladora controlada por la oficina del presidente, ha privado a varios periódicos críticos con el gobierno, incluidos Evrensel (Universal) y BirGün  (Diario), de ingresos esenciales para su supervivencia tras eliminar la publicidad estatal por presuntas "violaciones del código ético". El diario BirGün recibió la misma sanción durante 42 días después de publicar una serie de artículos que criticaban la violencia policial durante las protestas de agosto y septiembre de 2019.

 

"A medida que la crisis financiera empeora como resultado de la pandemia de la Covid-19 y el gobierno parece mostrar signos de debilidad, estamos viendo una creciente represión en los medios de comunicación que apunta a convertir la línea oficial en un monopolio", apunta Erol Onderoglu, representante de RSF en Turquía.“Sin democracia y un sistema regulador de medios independientes, esta represión podría terminar destruyendo el pluralismo periodístico, ya frágil, de Turquía."

 

Jueces obedientes

 

El gobierno también ejerce un control directo sobre las actividades de muchos jueces, quienes censuran decenas de artículos en internet sin dar ninguna razón. A mediados de febrero, un juez de Estambul ordenó el bloqueo de 232 artículos que habían sido publicados a través de internet por diarios digitales y otros medios de comunicación, entre ellos CumhuriyetBianet, Diken , BirGün , Artı Gerçek , Gazete Duvar , T24 , Odatv , Sputnik Türkiye , Evrensel, Halk TV, Tele1 y Gerçek Gündem. Todos hacían referencia a la compra de tierras por parte del ministro de finanzas Berat Albayrak, yerno del presidente Erdogan. La operación se realizó en el este de Tracia (la región más occidental de Turquía), área en la que el gobierno planea cavar un canal que una el Mar Negro y el Mar de Mármara.

 

Amenazas de retirar el carnet de prensa

 

La Dirección Presidencial de Comunicaciones (CİB) también ejerce el control sobre la emisión de carnets de prensa para presionar a los periodistas. Según el diario online Bianet, 27 periodistas turcos han sufrido la cancelación de sus tarjetas de prensa durante los primeros meses del año.

 

Del mismo modo, alrededor de 150 corresponsales de medios internacionales están esperando obtener o renovar sus carnets de prensa. Numerosos periodistas alemanes, británicos, suecos, franceses y estadounidenses están teniendo problemas para informar sobre el terreno y constantemente corren el riesgo de ser sometidos a controles policiales o administrativos.

 

RSF apoya los intentos de la Asociación de Medios Extranjeros de Turquía para que se emitan estos carnets de prensa lo antes posible.

 

Turquía ocupa el puesto 154, entre 180 países, en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2020 de RSF.