Noticias

4 Marzo 2011 - Actualizado el 20 Enero 2016

Suspenden programas y a un periodista de la radiotelevisión del Estado: Reporteros sin Fronteras denuncia una ola de censura


Reporteros sin Fronteras denuncia la ola de censura emprendida en los últimos días por las autoridades ecuatoguineanas contra la Radiotelevisión de Guinea Ecuatorial (RTVGE), un medio de comunicación del Estado que se encuentra bajo estrecha vigilancia del Ministerio de Información, dirigido por Jerónimo Osa Osa. Jeronimo Osa Osa El 3 de marzo de 2011 los programas en lengua francesa de la radio del Estado fueron suspendidos temporalmente. “Por orden de una autoridad superior, quedan suspendidas momentáneamente las emisiones radiofónicas en lengua francesa”, indicaba una nota firmada por el director de la radio, José Esono Bacale. El documento, que no precisaba el motivo de la suspensión, estipula que esta medida incluye a “los noticieros y los programas de entretenimiento”. En Guinea Ecuatorial la radio del Estado cuenta con una redacción en francés, la segunda lengua oficial del país desde 1998, después del español. Antes, a inicios de la semana, Juan Pedro Mendene, conductor del programa "Détente" en la RTVGE, también fue suspendido. Al parecer, las autoridades le reprochan haber hecho alusión a la situación en Libia, pues está prohibido mencionar al aire las revueltas en los países árabes. “Me suspendieron porque dije (al aire) que era el guía de Détente y no el guía libio”, afirmó el periodista. Segundos después vino el Secretario de Estado para Información y Prensa, Radio y Televisión, Federico Abaga, y “pidió a la técnica que cortara el micrófono. Me pidió que abandonara no sólo el estudio, sino la radio”, continuó. El periodista también señaló que fue golpeado por el guardaespaldas del secretario de Estado cuando se iba de la radio, una versión confirmada por algunos testigos que pidieron permanecer en el anonimato. Reporteros sin Fronteras se escandaliza por el comportamiento de las autoridades de Malabo, que no dudan en censurar a su modo a los periodistas y los programas de un medio de comunicación público. Estas suspensiones no sólo son injustas, sino absurdas, pues haga lo que haga, el gobierno no podrá ocultar indefinidamente a la población los acontecimientos políticos que sacuden al resto del mundo. El 15 de febrero pasado, cuando el escritor, bloguero y director de una revista, Juan Tomás Ávila Laurel, comenzó una huelga de hambre en protesta por la falta de libertades en Guinea Ecuatorial, Reporteros sin Fronteras denunció el "silencio mediático" sobre las revueltas en el mundo árabe instrumentado por las autoridades . “El Ministro de Información y portavoz del gobierno, Jerónimo Osa Osa, dio instrucciones claras al personal de la radiotelevisión del Estado RTVGE de que no fueran cubiertos los acontecimientos de Túnez y Egipto”, declaró entonces la organización. Finalmente, según información recabada por Reporteros sin Fronteras, aparentemente el sitio web Afrol News (afrol.com), crítico de la política de Malabo, sufrió en las últimas dos semanas una drástica baja de frecuentación en Guinea Ecuatorial. No es posible saber si se trata de un problema técnico o de un intento del gobierno de bloquear este sitio. Cada vez es más difícil consultar en Guinea Ecuatorial el sitio Afrol.com. Guinea Ecuatorial ocupa el lugar 167, de entre 178 países, en la clasificación mundial de la libertad de prensa 2010 publicada por Reporteros sin Fronteras. El presidente del país, Teodoro Obiang Nguema, se encuentra desde hace varios años en la lista de predadores de la libertad de prensa de la organización .