Noticias

30 Octubre 2015 - Actualizado el 21 Febrero 2018

RSF pide a la ONU que nombre a un representante especial para la protección de periodistas


Con ocasión del 2 de noviembre de 2015, “Día Internacional para poner fin a la Impunidad de los Crímenes contra Periodistas”, Reporteros sin Fronteras pide a la ONU que cree el puesto de representante especial del Secretario General de las Naciones Unidas para la protección de periodistas.
Reporteros sin Fronteras (RSF) pide a la Organización de las Naciones Unidas (ONU) que cree lo antes posible el puesto de representante especial del Secretario General para la protección de periodistas. Pese a las resoluciones adoptadas en este sentido por el Consejo de Seguridad y la Asamblea General de la ONU en los últimos diez años, el número de periodistas que han sido asesinados mientras realizaban su trabajo sigue siendo preocupante. En 10 años más de 700 periodistas han sido asesinados en el ejercicio de sus labores.El 27 de mayo de 2015, cuando el Consejo de Seguridad de la ONU adoptó la resolución 2222, el Secretario General de RSF, Christophe Deloire, se dirigió a los representantes de los Estados miembros del Consejo de Seguridad para celebrar esta resolución histórica y para incitarlos a emprender acciones concretas. “Si observamos el número de periodistas asesinados cada año, constataremos que estos avances jurídicos aún no se han traducido en los hechos”, señaló Christophe Deloire. “El problema de la seguridad de los periodistas no es el de una laguna jurídica sino la falta de medios necesarios para garantizar que la legislación se respete. Sólo podría producirse un verdadero cambio si existiera un representante especial, que trabajara en estrecha relación con el Secretario General de la ONU, que tuviera el peso político, la capacidad de actuar rápidamente y la legitimidad para coordinar todos los órganos de la ONU”, agregó. La labor principal del representante especial del Secretario General de la ONU para la protección de periodistas sería supervisar que los Estados miembros de las Naciones Unidas respeten sus obligaciones respecto a la legislación internacional. El mandato de este representante especial podría inspirarse por ejemplo en el modelo del representante especial de la ONU para niños en conflictos armados.Dar al representante especial un papel central y permanente al amparo del Secretario General podría reforzar de manera significativa el plan de acción de las Naciones Unidas sobre la seguridad de los periodistas y la cuestión de la impunidad, así como todos los esfuerzos de la ONU llevados a cabo por la Unesco, el Consejo de Derechos Humanos, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH), y el Relator Especial sobre la promoción y protección del derecho a la libertad de opinión y de expresión, así como reforzar las acciones regionales del Consejo de Europa y de la Relatoría Especial para la Libertad de Expresión de la Organización de Estados Americanos (OEA). A pesar de los progresos registrados en esta área, aún queda mucho por hacer. En el Informe sobre la seguridad de los periodistas y la cuestión de la impunidad publicado el 6 de agosto de 2015, el Secretario General de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, afirmó: “Me preocupa mucho que no se logre reducir la frecuencia y la magnitud de la violencia dirigida contra los periodistas, así como la impunidad casi absoluta de ese tipo de crímenes”. Por desgracia, RSF no puede estar más de acuerdo con esta aseveración de Ban Ki-moon. La Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa de 2015 muestra que la situación de la libertad de información se ha deteriorado en todo el mundo. Dos tercios de los 180 países que forman parte de la clasificación obtuvieron peores resultados respecto al año anterior. Este deterioro de la situación se registra en todos los continentes. El año 2014 estuvo marcado por un grado de violencia muy elevado contra los periodistas en el mundo, que incluye amenazas y decapitaciones escenificadas cuidadosamente. En 2014 fueron asesinados 71 periodistas, la mayoría de ellos en Siria, Palestina, Ucrania, Irak y Libia. 119 periodistas fueron secuestrados en 2014, lo que representa un aumento de 30% respecto a 2013, que afectó sobre todo a los periodistas locales de Ucrania, Libia, Siria, Irak y México. Desde el inicio del año 2015 han sido asesinados 48 periodistas en el mundo (8 en Francia, 6 en Sudán del Sur, 5 en Yemen, 5 en Irak, 5 en Siria, 3 en México, 3 en Brasil…)RSF invita a todas las organizaciones que defienden la libertad de prensa y de los medios de comunicación a unirse a nuestro llamado.