Noticias

9 Agosto 2019

RSF condena la violencia policiaca contra periodistas en Polonia

La policía agredió a un fotógrafo y expulsó a varios reporteros durante una marcha organizada por nacionalistas para conmemorar el 75 aniversario del Levantamiento de Varsovia. Reporteros sin Fronteras (RSF) condena el inapropiado comportamiento de la policía y pide a las autoridades que respeten el trabajo de los periodistas.

El 1 de agosto de 2019 cientos de militantes de la extrema derecha participaron en una manifestación para conmemorar el Levantamiento de Varsovia; rápidamente se registraron incidentes entre la policía y los periodistas que cubrían la marcha. Jędrzej Nowicki, reportero gráfico del diario Gazeta Wyborcza, fue agredido violentamente por un policía cuando intentaba fotografiar el desalojo de manifestantes de la plaza Krasinski (que protestaban contra los nacionalistas). "Estaba tomando fotos cuando sentí que un policía me agarró por el cuello, me jaló y me tiró al suelo", dijo Nowicki. Horas antes, la policía expulsó de la manifestación a dos periodistas del medio de comunicación independiente Oko.press, ya que los organizadores de ésta pidieron que no hubiera periodistas en la marcha.

 

"Estos incidentes constituyen una violación grave a la libertad de informar y muestran el paulatino deterioro de las condiciones en que los periodistas deben realizar su trabajo cuando cubren actos públicos en Polonia", señaló la oficina de RSF responsable de la zona de la Unión Europea y los Balcanes. "RSF pide a las autoridades polacas que tomen las medidas necesarias para que los periodistas puedan ejercer su oficio de forma segura", añadió.

 

El fotógrafo Jędrzej Nowicki ha sido testigo de este cambio. "Existe tensión; un policía me golpeó cuando cubría una manifestación ecologista en Konin. Es el segundo incidente en dos semanas. La situación se está deteriorando peligrosamente", explicó.

 

Polonia ocupa el lugar 59, entre 180 países, en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa elaborada por RSF. El país ha descendido en la clasificación año tras año desde que el gobierno conservador llegó al poder, en octubre de 2015.