Noticias

29 Enero 2009 - Actualizado el 20 Enero 2016

Reporteros sin Fronteras solicita al Ministro de Justicia una investigación federal sobre el asesinato de Chauncey Bailey


Un año y medio después de la ejecución a disparos del redactor jefe del Oakland Post, ocurrida el 2 de agosto de 2007, se mantiene la impunidad. Reporteros sin Fronteras pide entre otras cosas que el FBI se haga cargo del fondo del asunto, además de la investigación interna que ya efectúa sobre los errores cometidos por la policía local en el momento de los hechos.
En una carta, dirigida el 29 de enero de 2009 al nuevo Ministro Federal de Justicia, Eric Holder, Reporteros sin Fronteras pidieron que la investigación del asesinato de Chauncey Bailey se confíe directamente a las autoridades federales. Un año y medio después de la ejecución a disparos, el 2 de agosto de 2007, del redactor jefe del semanario Oakland Post, en la ciudad del mismo nombre (California), se mantiene la impunidad. Los graves incumplimientos de la policía local en el tratamiento del caso están ya siendo objeto de múltiples procedimientos, entre ellos una investigación interna del FBI. La organización desea que este se haga cargo del fondo del caso. “Todo parece indicar que el principal acusado es un chivo expiatorio y todavía no se ha abierto ningún procedimiento al presunto autor intelectual que, por otra parte, no deberían ser los únicos encausados en este crimen tan brutal. Hay varios elementos que tienden a demostrar que algunos oficiales de la policía local intentaron proteger a los responsables de la muerte de Chauncey Bailey, o al menos que cometieron faltas graves en la investigación. El Chauncey Bailey Project, una iniciativa de periodistas de la región de San Francisco destinada a aclarar el asesinato, reveló recientemente que el aplazamiento de un registro llevado a cabo por la policía de Oakland, en los locales de la una red comunitaria, quizá pudo costar la vida a Chauncey Bailey”, recordaron Jean-François Julliard, secretario general de Reporteros sin Fronteras, y Lucie Morillon, representante de la organización en Washington. Los consignatarios de la carta aplaudieron como un “paso positivo” la investigación ordenada por el Ministro de Justicia de California, Jerry Brown, sobre la actitud de la policía de Oakland en el momento en que se produjeron los hechos. Sin embargo, “Brown podría encontrarse ante un conflicto de intereses al investigar a una administración que estaba a su cargo cuando era alcalde de Oakland”, ha subrayado la organización recordando finalmente que el jefe de la policía de Oakland, Wayne Tucker, optó por dimitir el 27 de enero de 2009, antes que someterse al voto de confianza de la municipalidad. El propio policía dimisionario reconoció que en la investigación del asesinato del periodista se cometieron “errores”. “Por todas estas razones, le pedimos que intervenga, proceda a una investigación independiente y persiga a los responsables del asesinato de Chauncey Bailey”, han pedido al Ministro Federal los representantes de la organización, que reafirma su apoyo al Chauncey Bailey Project y a sus periodistas (web: http://www.chaunceybaileyproject.org). Chauncey Bailey fue asesinado cuando estaba investigando unas dudosas transacciones procedentes de la Your Black Muslim Bakery, una red de panaderías comunitarias dirigida por Yusuf Bey IV, sospechoso de encabezar una banda, quien habría contado con la protección de algunos funcionarios de la policía local, acusada de casos de corrupción que Chauncey Bailey también estaba intentando aclarar. A lo largo del tiempo se han ido acumulando pruebas sobre la implicación de Yusuf Bey IV en el asesinato del periodista, pero todavía no se le ha inculpado oficialmente del crimen. Devaughndre Broussard, un antiguo empleado de la Your Black Muslim Bakery del que se sospecha que es el autor material del crimen, estaba citado para una vista preliminar este 30 de enero. Se había desdicho antes de sus primeras declaraciones, en las que se confesó autor, explicando que las hizo presionado por la dirección de la Your Black Muslim Bakery.