Noticias

11 Mayo 2005 - Actualizado el 20 Enero 2016

Reporteros sin Fronteras se felicita por la liberación de dos periodistas rehenes en Perú


Reporteros sin Fronteras se alegra al conocer la liberación, el 10 de mayo de 2005, de Luis Alberto Peña Vergaray, de Radio Nieva Televisión, y de su guía Eduardo Arrobo Samaniego a los que una comunidad indígena mantenía como rehenes desde cuatro días. La liberación se produjo sin problemas y los ex rehenes están bien de salud, según el Ministerio del Interior
Reporteros sin Fronteras se alegra al conocer la liberación, el 10 de mayo de 2005, de Luis Alberto Peña Vergaray, de Radio Nieva Televisión, y de su guía y traductor Eduardo Arrobo Samaniego a los que, desde el 6 de mayo, una comunidad indígena del noreste amazónico mantenía como rehenes. La liberación se produjo sin problemas y los ex rehenes están bien de salud, ha asegurado el Ministerio del Interior peruano, que anunció la noticia. La comunidad de los aguarunas ha negado cualquier implicación en el asesinato de cuatro agentes del Ministerio de Sanidad, ocurrido el 21 de abril; un caso sobre el que los periodistas estaban investigando. También ha desmentido cualquier relación con los narcotraficantes, de lo que le acusaba la prensa peruana. Los aguarunas reclaman la creación de una comisión gubernamental, que se encargue de tratar sus demandas económicas, sociales y sanitarias. Los funcionarios del Ministerio del Interior que negociaron la libertad de los dos periodistas han prometido comunicar sus peticiones al gobierno de Lima. _______________________________________________________ 10.04.2005-Dos periodistas retenidos como rehenes por una comunidad indígena
Reporteros sin Fronteras está indignada por el secuestro, el 6 de mayo de 2005, de Luis Alberto Peña Vergaray, de Radio Nieva Televisión, y su guía y traductor Eduardo Arrobo Samaniego, llevado a cabo por una comunidad indígena de la provincia amazónica de Condorcanqui (noreste del país). "Exigimos la libertad inmediata y sin condiciones de los dos rehenes. La situación económica de la comunidad aguaruna, y su resentimiento para con la prensa peruana, no le autorizan a raptar y chantajear. También pedimos al Ministerio del Interior, encargado del caso, que procure no herir la susceptibilidad de los secuestradores, y que no ponga en peligro la vida de los rehenes", ha declarado Reporteros sin Fronteras. Luis Alberto Peña Vergaray y Eduardo Arrobo Samaniego fueron secuestrados el 6 de mayo cuando investigaban el asesinato de cuatro agentes del Ministerio de Sanidad, ocurrido el 21 de abril en Pampa Entsa (Noreste amazónico). El crimen lo habrían perpetrado algunos miembros de una comunidad indígena local. Los aguarunas, aislados y marginados socialmente, acusan al Estado de permanecer indiferente ante su suerte, y a la prensa peruana de acusarles de complicidad con los narcotraficantes. Secuestrando a dos periodistas, la comunidad ha pretendido manifestar su descontento respecto a la prensa y, a la vez, conseguir que el Estado cree una comisión encargada de responder a sus demandas económicas y sociales. El 7 de mayo, Luis Alberto Peña Vergaray pudo hacerse eco de las reivindicaciones de sus secuestradores en la emisora local Radioprogrammas. Contó que tanto él, como su compañero, se encontraban con buena salud y les estaban tratando bien. Según el Instituto Prensa y Sociedad (IPYS, asociación peruana de defensa de la libertad de prensa), el representante de los aguarunas, Antonio Mayán Sejekam, se ha comprometido a garantizar la integridad física de los rehenes, incluso aunque las negociaciones con las autoridades no alcancen un final feliz. Sin embargo, según la agencia EFE, en su conversación telefónica con Radioprogrammas Luis Alberto Peña Vergaray dijo que "temía por su vida". El 9 de mayo, el Ministerio del Interior hizo saber que no se creará la comisión gubernamental reclamada por los aguarunas hasta que no pongan en libertad a los rehenes.