Noticias

24 Noviembre 2000 - Actualizado el 20 Enero 2016

Qué es de la vida de Elián ?


Al año del naufragio, algunas noticias del niño desde Cárdenas, cerca de Varadero
Por Rodolfo Dámian Al año del naufragio, algunas noticias del niño desde Cárdenas, cerca de Varadero. "Nuestros abnegados maestros y pedagogos deberán llevar a cabo la obra maestra de convertirlo en niño model". Tales fueron las palabras del gobernante Fidel Castro tras el regreso a Cuba el pasado 28 de junio de Elián González, el niño rescatado de las aguas del Atlántico y centro de un litigio que duró diez meses entre sus familiares de Miami y el gobierno cubano. Al final la justicia norteamericana decidió que el pequeño de 7 años regresara al lado de su padre a la isla. Elián fue sometido a "un proceso de reincorporación escolar, familiar y social". Vivía con su padre, Juan Miguel González, otros familiares y cuatro niños de su clase en una residencia de la barriada habanera de Miramar. La casa disponía de un aula donde completó las clases que le permitieron recibir su graduación de primer grado el 15 de julio. Después, se fue de vacaciones "a las proximidades de su natal Cárdenas", ciudad de la provincia de Matanzas a 132 kilómetros al oeste de La Habana y a cinco kilómetros del segundo polo turístico más importante de Cuba, Varadero. Según varias fuentes, la familia permaneció varios días en las instalaciones de Cayo Coco, al norte de la provincia de Camagüey, destinadas exclusivamente a visitantes extranjeros. En septiembre, Elián comenzó, como cualquier otro niño cubano, su vida escolar en Cárdenas. La escuela primaria Marcelo Salado, a donde concurre, fue una de las pocas que se reconstruyeron en la provincia. Se le equipó con televisor y vídeo. El Director provincial de Educación informó a través del diario Girón que la meta es dotar a todas las escuelas similares de estos medios de enseñanza. Al principio Elián estuvo permanentemente escoltado por un miembro del Ministerio del Interior vestido de civil durante cualquier salida que hiciera y que por una orden de "muy arriba", dijeron allegados, había que aceptar. Según María Elena González, vecina de la familia, al padre no le gustó mucho esa escolta porque, opinó, "era una sobreprotección innecesaria". Cada cierto tiempo Elián es enviado con su padre y otro familiar a La Habana para que psicólogos y psiquiatras continúen el tratamiento que debe disminuir cualquier secuela de las traumáticas experiencias enfrentadas por él. Presenciar la desaparición de su madre y de otras personas que hicieron la misma travesía, permanecer además 48 horas solo, en medio del mar, en esa franja entre los Estados Unidos y Cuba conocida por la cantidad de tiburones que la merodean, serán recuerdos que quedaran sin duda como un tatuaje. Una maestra de la escuela Marcelo Salado, que prefirió el anonimato, aseveró que la orientación recibida es "que el asunto no le sea nombrado ni recordado y que lo traten como a otro muchacho cualquiera". Explicó que en relación con los demás Elián muestra síntomas normales para su edad. Sin embargo, y por breves segundos, "ha captado como si su mirada estuviera perdida". En cuanto a Juan Miguel González, se reintegró después de un gran acto político a su trabajo en el centro turístico Josones en Varadero, donde se desempeña como dependiente, por lo cual percibe 350 pesos en moneda nacional (equivale a 17 dólares) y 40 dólares por mes, lo que le permite vivir por encima de la media nacional. A principios de noviembre, cerca de la escuela de Elián, se le podía ver a la salida de clases como un niño aparentemente normal en sus relaciones con los demás niños, y junto a su abuelo paterno, en cuya casa, y con frecuencia, pasa varios días en correspondencia con la afinidad que se nota existe entre ambos. Sin embrago, desde el 20 de noviembre, de nuevo el niño aparece escoltado por la policía. En Cárdenas, Elián es foco de conversaciones. ¿Niño "modelo"? El sigue su camino, o como dijo el poeta, hace camino al andar.