Noticias

9 Octubre 2012 - Actualizado el 20 Enero 2016

Peligros para la libertad de información en Marruecos


Leer en árabe (بالعربية) Reporteros sin Fronteras expresa su preocupación por la multiplicación de los atentados a la libertad de información en Marruecos. Algunos periodistas, como Ali Lmrabet, son víctimas de un verdadero hostigamiento por haber criticado a ciertos políticos o haber abordado un tema relacionado, directa o indirectamente, con el rey de Marruecos. “Los periodistas marroquíes deben poder trabajar libremente. Los abusos cometidos por miembros de la policía nacional y del servicio inteligencia son preocupantes. Hacemos un llamado a al gobierno marroquí y a las autoridades de Tetuán para que tomen todas las medidas necesarias para proteger a Ali Lmrabet y pongan fin a la campaña de acoso que padece el periodista por el simple hecho de ejercer su derecho a la libertad de expresión”. Ali Lmrabet, responsable del sitio web informativo DemainOnline.com, dijo ser objeto de nuevas amenazas e intimidaciones desde que publicó, el 31 de julio de 2012, un artículo en el que mencionaba que el general Hosni Benslimane, quien fue convocado por un juez francés en la investigación por el caso Ben Barka, se encontraba en Londres durante los últimos Juegos Olímpicos. Asimismo, el periodista señaló que ha sido agredido varias veces, una de ellas el 12 de agosto de 2012, cuando tres desconocidos lo golpearon sin ningún motivo y le robaron su carné de identidad y dinero. Según el periodista, esas tres personas eran policías vestidos de civil. La víspera, un sujeto habían intentado insistentemente entrar a su casa a alrededor de la 1:00 de la madrugada. El periodista presentó una denuncia por los dos casos, pero la policía de Tetuán no dio ningún seguimiento a su caso. El 17 de septiembre de 2012 varias personas subieron a la terraza del domicilio de Ali Lmrabet con el fin de filmarlo a él y a su familia. “Muy temprano en la mañana, para mi gran sorpresa, un grupo de oficiales, entre ellos algunos policías vestidos de civil y dos agentes del Mukhabarat (servicio de inteligencia) que conozco, bajo las órdenes del caíd de la circunscripción, subieron a mi terraza para filmarme junto con mi familia y profanar nuestra intimidad”, relató el periodista, quien fue agredido por uno de los intrusos, que le quitó su cámara, lo insultó y amenazó (video con subtítulos en francés). Por otra parte, el responsable del Consejo de la Comunidad Marroquí en el Extranjero (CCME) demandó al portal informativo Yabiladi.com por “difamación”, por un artículo sobre sus onerosos viajes difundido en el sitio web. La primera audiencia del proceso tuvo lugar el 8 de octubre, en el Tribunal de Primera Instancia de Aïn Sebaâ (Casablanca). El jefe del CCME pide 500.000 dirhams (unos 45.000 euros) como indemnización por daños y perjuicios, lo que representa una suma colosal en Marruecos. Finalmente, Reporteros sin Fronteras recuerda que el 4 de octubre de 2012 el gobierno marroquí decidió arbitrariamente retirarle la acreditación al periodista de la Agence France-Presse Omar Brouksy. La razón mencionada oficialmente es la difusión “de una noticia poco profesional” sobre las elecciones legislativas parciales en Tánger. Estos casos se registran en medio de una situación ya de por sí difícil para los periodistas locales. Marruecos ocupa el lugar 138 de entre 179 países en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2011-2012 de Reporteros sin Fronteras.