Noticias

3 Abril 2002 - Actualizado el 20 Enero 2016

Ocupación de Ramallah : Una treintena de periodistas víctimas del ejército israelí


Desde el 31 de marzo, fecha en la que Ramallah fue declarada "zona cerrada militar", y su acceso prohibido a la prensa, el ejército israelí viene imponiendo un verdadero bloqueo de la información. Una treintena de periodistas ha sido el blanco de los disparos de los soldados israelíes, expulsados y detenidos por éstos últimos.
 Desde el 31 de marzo, fecha en la que Ramallah fue declarada "zona cerrada militar", y su acceso prohibido a la prensa, por primera vez desde el comienzo de la segunda Intifada, al menos once periodistas han sido tiroteados, y tres de ellos han resultado heridos. En total, y desde la entrada de Tsahal en Ramallah, una treintena de periodistas ha sido el blanco de los disparos de los soldados israelíes, expulsados o detenidos por éstos últimos. "La decisión israelí de prohibir Ramallah a la prensa significa un nuevo grave atentado contra la libertad de prensa en los Territorios ocupados, mientras que la situación no ha dejado de degradarse durante los últimos meses. Pedimos a las autoridades israelíes que den inmediatamente marcha atrás en esta decisión", declaró Robert Ménard, secretario general de Reporteros Sin fronteras. La organización recuerda que el artículo 19 del Pacto Internacional relativo a los derechos civiles y políticos, ratificado por Israel, garantiza la "libertad de buscar, recibir y difundir informaciones". "Dejar sin testigos la ocupación israelí de Ramallah es dar paso a los rumores y la desinformación", añadió Ménard. La organización está muy preocupada porque, según AFP, Tsahal amplió a Belén, el 2 de abril, la prohibición de que los periodistas vayan al lugar de los hechos. Desde el comienzo de la segunda Intifada, Reporteros Sin fronteras ha censado cincuenta y dos casos de periodistas heridos de bala en los Territorios ocupados, Según una investigación llevada a cabo por la organización, en la mayoría de los casos el autor de los disparos fue el ejército israelí. En varias ocasiones, la organización ha denunciado la ausencia de investigaciones serias del ejército, sobre esos acontecimientos. El pasado 13 de marzo, el periodista italiano Raffaele Ciriello resultó muerto por los disparos de un carro israelí, en Ramallah. Una vez más, RSF pide a las autoridades que efectúen investigaciones en profundidad sobre el conjunto de los casos de periodistas heridos, o muertos, desde septiembre de 2000. En Ramallah, el 29 de marzo, resultó herido Carlos Handal, operador del canal egipcio Nile TV, cuando se dirigía en automóvil hacia la plaza de los Leones, junto con un colega. El 30 de marzo, un equipo del canal de televisión francés France 2 fue tiroteado por los soldados israelíes cuando pretendía pasar un control situado en la carretera que une Jerusalen Este con Ramallah. El mismo día, algunos soldados israelíes penetraron en el edificio de la radio-televisión palestina, La Voz de Palestina, que tuvo que parar su programación. Los soldados exigieron la evacuación de las oficinas de los cuatro periodistas que se encontraban en el interior. También fue ocupado el edificio del Ministerio de Cultura, que albergaba una radio y una televisión locales. El mismo 30 de marzo, las fuerzas israelíes penetraron en un edificio, sede de varios medios de comunicación palestinos y extranjeros, entre ellos la agencia británica Reuters. Los soldados obligaron a los periodistas a abandonar el lugar. El mismo día, cuatro periodistas turcos fueron retenidos, durante varias horas, en el centro de prensa de Ramallah, por soldados israelíes que les registraron y confiscaron sus pasaportes, impidiéndoles abandonar el edificio. El 31 de marzo, fue tiroteado por el ejército israelí el vehículo de dos periodistas suecos, Bengt Norborg y Richard Collsioeoe, en un control situado en la periferia de Ramallah. El mismo día, resultó herido de un disparo en el hombro Anthony Shahid, periodista norteamericano del diario Boston Globe, a pesar de que llevaba un chaleco antibalas sobre el que estaba escrita la palabra "Prensa". Anthony Shahid declaró que no vio a quien le disparaba, pero que el lugar estaba rodeado por tanques y soldados israelíes. El 1 de abril, los soldados israelíes expulsaron de Ramallah a un equipo del canal norteamericano de televisión CBS News, Según la AFP, en el mismo momento fue tomado como objetivo, por los soldados israelíes, el vehículo de seis periodistas y fotógrafos occidentales, no lejos del centro de la ciudad. "Creo que los soldados se pusieron nerviosos y dispararon una ráfaga en dirección nuestra", explicó uno de los seis periodistas, que se niegan a que se mencione su nombre. El mismo 1 de abril, un periodista palestino que trabaja para APTN resultó herido en la pierna, en Beit Jala, mientras cubría una manifestación de pacifistas. El 2 de abril, en Belén, resultó herido de un disparo en la cabeza Madjadi Banura, operador del canal Al jazira. Se encontraba en el quinto piso del hotel Star, donde estaban instalados una veintena de periodistas. El mismo día, fue detenido por los soldados israelíes Atta Iweisat, fotógrafo que trabaja para el quinto diario israelí, Yediot Aharonot, y para la agencia Gamma, después de que comprobaran que no estaba debidamente acreditado. Desde el 31 de marzo, fecha en la que Ramallah fue declarada "zona cerrada militar", y su acceso prohibido a la prensa, por primera vez desde el comienzo de la segunda Intifada, al menos once periodistas han sido tiroteados, y tres de ellos han resultado heridos. En total, y desde la entrada de Tsahal en Ramallah, una treintena de periodistas ha sido el blanco de los disparos de los soldados israelíes, expulsados o detenidos por éstos últimos.   "La decisión israelí de prohibir Ramallah a la prensa significa un nuevo grave atentado contra la libertad de prensa en los Territorios ocupados, mientras que la situación no ha dejado de degradarse durante los últimos meses. Pedimos a las autoridades israelíes que den inmediatamente marcha atrás en esta decisión", declaró Robert Ménard, secretario general de Reporteros Sin fronteras. La organización recuerda que el artículo 19 del Pacto Internacional relativo a los derechos civiles y políticos, ratificado por Israel, garantiza la "libertad de buscar, recibir y difundir informaciones". "Dejar sin testigos la ocupación israelí de Ramallah es dar paso a los rumores y la desinformación", añadió Ménard. La organización está muy preocupada porque, según AFP, Tsahal amplió a Belén, el 2 de abril, la prohibición de que los periodistas vayan al lugar de los hechos. Desde el comienzo de la segunda Intifada, Reporteros Sin fronteras ha censado cincuenta y dos casos de periodistas heridos de bala en los Territorios ocupados, Según una investigación llevada a cabo por la organización, en la mayoría de los casos el autor de los disparos fue el ejército israelí. En varias ocasiones, la organización ha denunciado la ausencia de investigaciones serias del ejército, sobre esos acontecimientos. El pasado 13 de marzo, el periodista italiano Raffaele Ciriello resultó muerto por los disparos de un carro israelí, en Ramallah. Una vez más, RSF pide a las autoridades que efectúen investigaciones en profundidad sobre el conjunto de los casos de periodistas heridos, o muertos, desde septiembre de 2000. En Ramallah, el 29 de marzo, resultó herido Carlos Handal, operador del canal egipcio Nile TV, cuando se dirigía en automóvil hacia la plaza de los Leones, junto con un colega. El 30 de marzo, un equipo del canal de televisión francés France 2 fue tiroteado por los soldados israelíes cuando pretendía pasar un control situado en la carretera que une Jerusalen Este con Ramallah. El mismo día, algunos soldados israelíes penetraron en el edificio de la radio-televisión palestina, La Voz de Palestina, que tuvo que parar su programación. Los soldados exigieron la evacuación de las oficinas de los cuatro periodistas que se encontraban en el interior. También fue ocupado el edificio del Ministerio de Cultura, que albergaba una radio y una televisión locales. El mismo 30 de marzo, las fuerzas israelíes penetraron en un edificio, sede de varios medios de comunicación palestinos y extranjeros, entre ellos la agencia británica Reuters. Los soldados obligaron a los periodistas a abandonar el lugar. El mismo día, cuatro periodistas turcos fueron retenidos, durante varias horas, en el centro de prensa de Ramallah, por soldados israelíes que les registraron y confiscaron sus pasaportes, impidiéndoles abandonar el edificio. El 31 de marzo, fue tiroteado por el ejército israelí el vehículo de dos periodistas suecos, Bengt Norborg y Richard Collsioeoe, en un control situado en la periferia de Ramallah. El mismo día, resultó herido de un disparo en el hombro Anthony Shahid, periodista norteamericano del diario Boston Globe, a pesar de que llevaba un chaleco antibalas sobre el que estaba escrita la palabra "Prensa". Anthony Shahid declaró que no vio a quien le disparaba, pero que el lugar estaba rodeado por tanques y soldados israelíes. El 1 de abril, los soldados israelíes expulsaron de Ramallah a un equipo del canal norteamericano de televisión CBS News, Según la AFP, en el mismo momento fue tomado como objetivo, por los soldados israelíes, el vehículo de seis periodistas y fotógrafos occidentales, no lejos del centro de la ciudad. "Creo que los soldados se pusieron nerviosos y dispararon una ráfaga en dirección nuestra", explicó uno de los seis periodistas, que se niegan a que se mencione su nombre. El mismo 1 de abril, un periodista palestino que trabaja para APTN resultó herido en la pierna, en Beit Jala, mientras cubría una manifestación de pacifistas.  El 2 de abril, en Belén, resultó herido de un disparo en la cabeza Madjadi Banura, operador del canal Al jazira. Se encontraba en el quinto piso del hotel Star, donde estaban instalados una veintena de periodistas. El mismo día, fue detenido por los soldados israelíes Atta Iweisat, fotógrafo que trabaja para el quinto diario israelí, Yediot Aharonot, y para la agencia Gamma, después de que comprobaran que no estaba debidamente acreditado.